El Ejército Zapatista de Liberación Nacional en el ciberespacio

 

Para todos, todo.

Subcomandante Marcos

Figura 1: Electronic Disturbance Theatre (1998), FloodNet captura de pantalla.

Introducción

En 2010 el periódico The New Yorker publicó un artículo, escrito por Malcom Glandwell, que empezaba con una tajante declaración: (…) la revolución no será tuiteada. Esta frase, que se ubicaba justo bajo el título Small Change (Pequeños cambios), inmediatamente afirma dos cosas:

1.      El autor no cree que un cambio sociopolítico pueda ser consolidado a través del activismo en línea, primordialmente aquel que se desarrolla dentro de las redes sociales y quizá más específicamente: Twitter.

2.      Los ejemplos que activismo en línea con los que se ha encontrado no han sido exitosos y/o no han sido capaces de proporcionar un cambio significativo a las situaciones contra las que se manifiestan. Esta idea conecta directamente con el título del artículo: Pequeños cambios.

Es sensible decir que la opinión de Glandwell es ampliamente compartida, principalmente (pero no exclusivamente) por aquellas generaciones que atestiguaron el desarrollo de movimientos sociales durante los 50’s – 60’s. Podemos ver, por ejemplo, generaciones jóvenes – o nativos digitales – preguntándose si un tuit, un “me gusta”, un comentario, etc. son verdaderos indicadores de cambio o si sólo representan una manifestación pasiva de resiliencia, como Glandwell propone. Pero, ¿acaso es esto lo único que se debe decir acerca de las ciber protestas? O, ¿existen otros ejemplos que deberíamos analizar?

Es necesario preguntarlos hasta qué punto las manifestaciones virtuales de un movimiento actual están operando y diseccionar aquellas áreas que están reconfigurando la protesta común al fusionarla como una conversación más profunda a través del uso de tecnologías digitales.

Es claro que, desde la amplia difusión de la conexión a internet, muchas formas de comunicación han tenido que ser reinterpretadas. La red mundial, como Tim Berners-Lee y Robert Caillau la concibieron, tenía la intención de “conectar y proporcionar acceso a diversos tipos de información, como una red de nodos donde los usuarios puede navegar libremente” (Berners-Lee, Tim; Cailliau, Robert, 1990) y conforme fue expandiéndose, se desarrollaron nuevas formas de utilizar este servicio. Lo que comenzó como una plataforma para compartir noticias y recetas de todo tipo, rápidamente se convirtió en un océano de habilidades y recursos.

No es nuevo que aquellos que se encuentran en el poder siempre han encontrado formas de mantener un cierto orden a través de la opresión y explotación de aquellos cuyas voces no son ampliamente escuchadas, y para mantener estas situaciones bajo control tienden a imponer obstáculos a aquellos que se manifiestan en contra de sus reglas. Los activistas siempre han sido el objetivo de aquellos que prefieren mantener ciertas condiciones bajo control, sin embargo, estos grupos siempre han encontrado la manera de perseverar y expandir sus ideales. Para muchos de ellos, el internet se convirtió en un espacio seguro, una herramienta, un aliado y, aún más importante: un arma.

En este ensayo, dirigiré la atención a responder la siguiente pregunta: ¿hasta qué grado las ciber protestas dan voz a quienes no tienen? Usando como caso de estudio al Ejército Zapatista de Liberación Nacional y su extensa actividad dentro del internet.

Acerca del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Durante las primeras horas del 1° de enero de 1994, mientras las celebraciones de Año Nuevo estaban por terminar y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) estaba a punto de entrar en acción, un ejército armado emergió de la selva de Chiapas, México con la intención de tomar posesión de siete pueblos chiapanecos, incluyendo una de las ciudades más importantes del estado: San Cristóbal de las Casas.

Este ejército – nombrado el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en honor al revolucionario mexicano Emiliano Zapata quien creó su propio ejército y venció a las fuerzas armadas estadounidenses a la vez que se convirtió en un personaje clave para derrocar al dictador Porfirio Díaz – también publicó la Primera Declaración de la Selva Lacandona y la Ley Revolucionaria de Mujeres. Sin previa advertencia, y con un fuerte y claro “hoy decimos ¡basta!” como primera oración, el grupo armado demandaba “trabajos, vivienda, comida, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia, y paz” (Comando General del EZLN, 1993).

Esta declaración de guerra del EZLN al gobierno mexicano empezó a circular vía fax desde las oficinas cuarteles del periódico local Tiempo – dirigido por Concepción Villafuerte y el periodista Gaspar Morquecho – en San Cristóbal de las Casa hasta Agence France-Presse en París, Francia y posteriormente a diversos medios internacionales; dejado muy en claro no sólo que la palabra forma parte central del movimiento, sino también que el uso de medios electrónicos jugaría un papel clave en la difusión de sus ideales.

Figura 2: VICE (2014) The Zapatista Uprising (20 Years Later).

El levantamiento del Ejército Zapatista de la Liberación Nacional en 1994 fue la consecuencia de una serie de pláticas y actividades previamente desarrolladas por el grupo. Fue exactamente 10 años antes del levantamiento que las primeras reuniones Zapatistas empezaron a tomar forma; el ejército – conformado principalmente por indígenas y mestizos provenientes de Chiapas – inició con seis miembros, pero creció exponencialmente al mismo tiempo que sus ideales se esparcieron en el sureste de México, y en tan sólo cinco años de actividad ya eran 1,200.

El EZLN reclamó la palabra política a través de una historia de lucha y construyó una comunidad fuerte haciendo lo que el gobierno mexicano se negaba a hacer: escuchar al pueblo. En 1994, el ejército pasó de ser percibido como los soldados de la montaña para convertirse en el ejército del pueblo, ellos creen en el apoyo democrático y eso es exactamente lo que los ha hecho indestructibles.

Podemos identificar tres ejes de acción dentro del movimiento:

·        El eje militar, que comprende toda la actividad armada y una ideología firme entorno a la posesión de armas. Aquí, el movimiento considera que la posesión de armas es principalmente un acto de defensa, donde pueden acordar no usarlas, pero definitivamente no estarían de acuerdo con entregarlas.

·        El eje de la palabra, conformado por apariciones públicas, lanzamientos escritos y, aún más importante, el diálogo con la sociedad civil. Este eje se centra en el poder del lenguaje, así como en las políticas de la poesía. Esta área, liderada por el Subcomandante Marcos, escritor y poeta también conocido como delegado Zero y Subcomandante Galeano. Dada su posición dentro del EZLN, él es una de las figuras públicas más conocidas por los medios.

·        El eje de la creación, aquí se desarrolla y organiza al movimiento Zapatista. Esta área se enfoca en la estructura de los pueblos Zapatistas y la organización interna de los mismos. Liderada por varios estrategas autodidactas que tejen los ideales del EZLN para crear un ambiente apropiado dentro del grupo.

Para este ensayo, me enfocaré en el eje de la palabra y cómo se convirtió en el área principal para lograr cambios sociopolíticos, así como un espacio de diálogo sin precedentes donde se alienta el desarrollo de conversaciones de corte político entre varios individuos/comunidades.

Presencia virtual y tácticas poéticas

El 30 de enero de 1996, un par de años después del levantamiento Zapatista, el movimiento lanzó la Primera Declaración de La Realidad Contra el Neoliberalismo y por la Humanidad donde llamaban por un encuentro intercontinental anti-neoliberal. Pasaron de hablarle al pueblo latinoamericano a buscar un acercamiento a la audiencia internacional – el mensaje del EZLN empezó a desbordarse fuera del país con varios actos en solidaridad como la canción People of te Sun, escrita por Zack de la Rocha después de visitar Chiapas y lanzada en agosto de 1996, de la banda estadounidense Rage Against the Machine – buscando crear un puente de ideas y abrir el intercambio de tácticas que podrían llevar a un cambio.

Figura 3: RATMVEVO (2011) Rage Against The Machine - People of the Sun.

En esta nueva declaración, el EZLN declaró:

 “El Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Habla...

A todos los que luchan por los valores humanos de democracia, libertad y justicia.

A todos los que se esfuerzan por resistir al crimen mundial llamado «Neoliberalismo» y aspiran a que la humanidad y la esperanza de ser mejores sean sinónimos de futuro.

A todos los individuos, grupos, colectivos, movimientos, organizaciones sociales, ciudadanas y políticas, a los sindicatos, las asociaciones de vecinos, cooperativas, todas las izquierdas habidas y por haber; organizaciones no gubernamentales, grupos de solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo, bandas, tribus, intelectuales, indígenas, estudiantes, músicos, obreros, artistas, maestros, campesinos, grupos culturales, movimientos juveniles, medios de comunicación alternativa, ecologistas, colonos, lesbianas, homosexuales, feministas, pacifistas.

A todos los seres humanos sin casa, sin tierra, sin trabajo, sin alimentos, sin salud, sin educación, sin libertad, sin justicia, sin independencia, sin democracia, sin paz, sin patria, sin mañana.

 

A todos los que, sin importar colores, razas o fronteras, hacen de la esperanza arma y escudo.

Y los convoca al Primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y Contra el Neoliberalismo (…) “(Comando General del EZLN, 1996)

De acuerdo con esta declaración, la situación sociopolítica de Chiapas representa solamente un pequeño fragmento de un problema mundial. Reconocen el hecho de que la lucha por libertad y paz es la última utopía y que vale la pena soñar y buscar llegar tan cerca como sea posible; al mismo tiempo, reconocen que para llegar a la paz y libertad totales la única manera es si cada rincón del planeta está involucrado, ya que de otra forma los resultados sólo serían parciales, y, por lo tanto: falsos.

Sin embargo, este cambio de escala requería nuevas formas de comunicación para crear alianzas y posicionar al EZLN como parte de un ejército más grande. Es claro que el internet, fax y medios de comunicación alternativos siempre habían jugado un papel importante dentro del movimiento, aunque hasta este momento no habían sido explorados a profundidad como herramientas de cambio. También es importante señalar que el desarrollo y uso del internet en México aún se encontraba en una etapa temprana – considerando que los primeros intercambios dentro de la web fueron realizados durante 1989 y que para 1992 la comercialización del internet se enfocaba en escuelas y negocios – y que el papel que jugaba en la comunicación local aún no era dirigido a individuos. A pesar de esto, el EZLN confiaba en que al usar el internet podrían asegurar la colaboración internacional que eventualmente generaría cambios significativos.

La forma en que el EZLN entendió el internet fue como un arma que podría potencialmente movilizar grandes masas alrededor del mundo. Sabían que esto eventualmente se convertiría en una amenaza para el gobierno, bajo la lógica de que serían capaces de dominar un fenómeno que, hasta ese momento, pareciera ser posible sólo para aquellos en el poder. Esta ideología fue la que los llevó a sumergirse completamente en el mundo virtual de la ciber-izquierda – término acuñado por Todd Wolfson para unir los fragmentos de los movimientos sociales contemporáneos que se enfocan en el uso de los medios de comunicación en su organización, mismos que se basan en el internet como parteaguas entre la vieja izquierda y la nueva izquierda –  inicialmente, formando parte de blogs donde compartían su ideología y donde crearon un archivo de sus declaraciones con la intención de que fueran libremente compartidas, traducidas y reinterpretadas.

Figura 4: flag.blackened.net (2001) Captura de pantalla del Zapatista Index.

Para 1997 ya habían creado una presencia virtual importante, así como una estructura que proporcionó a sus miembros acceso a contenido de internet a la vez que les dio una voz dentro de debates en línea. Considerando el hecho de que muy pocas ciudades en Chiapas tenían acceso a internet, y que la mayor parte de los pueblos Zapatistas se encuentran dentro de la selva, tuvieron que desarrollar una estrategia que les permitiera formar parte de fórums virtuales. Esta estrategia puede ser dividida de la siguiente manera:

1.      Un miembro con acceso a internet se dedicaba a buscar activamente blogs y sitios web con ideologías similares a las del movimiento, seleccionaba e imprimía los debates que eran pertinentes discutir. Más adelante, él/ella copiaría estos mensajes impresos y los enviaría a los pueblos Zapatistas.

2.      El EZLN compartía estas impresiones con sus miembros, y a veces incluso las traduciría sus lenguas nativas con la finalidad de que todos sus miembros tuvieran acceso a esta información. Alternativamente, para aquellos que no sabían leer, se creaban sub-grupos dedicados a la lectura de estas pláticas virtuales.

3.      Posteriormente organizaban juntas donde concentraban sus opiniones y conclusiones respecto a los temas discutidos. Una vez que se llegaba a un consenso general, un miembro se encargaría de escribir y editar las conclusiones con la finalidad de crear un mensaje bien condensado.

4.      Otro miembro estaba a cargo de entregar personalmente las conclusiones escritas a la persona con acceso a internet.

5.      Este último publicaría las respuestas del EZLN a los blogs pertinentes.

Después de un par meses de interacción dentro de la web, los Zapatistas empezaron a ser notados no solo por sus opiniones políticas sino también por la importancia que le dan al lenguaje y a los gestos poéticos como actos de resistencia. Un ejemplo importante fue cuando el 3 de enero del 2000, el periódico La Jornada imprimió el siguiente titular “La "fuerza aérea Zapatista" ataca al Ejército en el valle de Amador”, mismo que provocó sentimientos encontrados en la audiencia quienes claramente fueron directo a leer de qué se trataba. Una vez adentrándose en la historia era claro que el artículo se refería a una protesta pacífica donde el EZLN usó aviones de papel de colores con mensajes de paz para “atacar” a las fuerzas militares.

El mensaje es claro: la palabra como guerra, no palabras de guerra.

Figura 5: nitr0usmx (2010) The Hacktivists Digital Zapatismo.

La figura virtual del EZLN tenía una audiencia muy diversa que “(…) incluía, en primer lugar, grupos de noticias UseNet, conferencias de PeaceNet, y listas de contactos preocupados por la vida social y política de México, en segundo lugar por grupos humanitarios preocupados por los derechos humanos en general, en tercer lugar, redes de personas indígenas simpatizantes del movimiento, en cuarto lugar, aquellas regiones políticas del ciberespacio que probablemente tenían miembros que simpatizaban con la organización de revueltas en general, y en quinto lugar, redes feministas que responden en solidaridad a la violación de mujeres indígenas a manos de soldados mexicanos o a la Ley Revolucionaria de Mujeres trazada por mujeres, para mujeres en contra de la sociedad patriarcal tradicional.” (Cleaver, 1995)

Lo cual resultó en una cantidad importante de personas, dentro y fuera de México, viajando a Chiapas para conocer más a fondo al movimiento. Estos viajeros contactaban al movimiento y volarían directamente a sus cuarteles dentro de la selva. Estas visitas se convirtieron en la conexión perfecta entre el mundo digital y el mundo no digital y sirvieron para incrementar las relaciones del EZLN con otros movimientos alrededor del mundo, al mismo tiempo de que se convirtieron en un océano de oportunidades que fueron desde aprender nuevos idiomas y obtener acceso a tecnologías extranjeras, hasta aprender a utilizar y hackear dispositivos a la vez que construían una comunidad que excedía los límites geográficos.

“El gobierno racista cree que nosotros, la gente indígena, no conocemos el mundo. Pero quiero que sepan que sí lo conocemos. Lo conocemos a través de todos estos hombres y mujeres que han visitado nuestros pueblos, así como a través de aquellos que hemos conocido en el internet. A través de sus palabras, viajamos a los lugares que ellos han visto y conocemos acerca de su lucha por la libertad (…) ¡Vivan los rebeldes del mundo!” (EZLN, 2001)

 

Electronic Disturbance Theatre (Teatro de disturbios electrónicos) y grupos virtuales de apoyo

El uso activo de tácticas poéticas dentro del movimiento Zapatista abrió nuevas posibilidades de interacción con movimientos similares y activistas, así como con artistas y poetas. Uno de los vínculos más importantes que se generar a partir del uso de la WWW, fue aquél que los Zapatistas construyeron con el Electronic Disturbance Theatre.

Co-fundado por Ricardo Domínguez, el Electronic Disturbance Theatre es un grupo de activistas, teoristas críticos, hackers y artistas que han enfocado sus actividades en el desarrollo de teoría y práctica con respecto a actos de protesta pacíficos principalmente dentro del ciberespacio, pero no restringido a él. El EDT conformado por Ricardo Domínguez – artista, activista y profesor asociado de artes visuales en UC San Diego –, Carmin Karasic – artista multimedia, activista y consultora de aprendizaje electrónico –, Stefan Wray – escritor, profesional de medios digitales y ambientalista– y Brett Stalbaum – investigador y teórico especializado en teorías de información, bases de datos y desarrollo de software – y desde 1997 han desarrollado diversos eventos dentro de la web, mismos que normalmente resultan en la movilización de redes virtuales en actos de solidaridad a movimientos de la ciber-izquierda.

Antes de crear el EDT, Ricardo Domínguez ya había tenido una relación cercana con el movimiento Zapatista y había desarrollado proyectos como Rabinal Achi/Zapatista Port Action; un trabajo compuesto creado en colaboración con Ron Rocco donde Ricardo ejecutaba una obra maya acerca de las batallas entre el Dios de la Lluvia y el Dios del Maíz, y posteriormente utilizaba ese performance para abrir la conversación acerca de los Zapatistas iniciando la desobediencia civil electrónica. (Domínguez, 2016)

Figura 6: R. Rocco and R. Dominguez (1997), Rabinal Achi/Zapatista Port Action.

El primer acercamiento formal del EDT al movimiento Zapatista fue realizado poco después de la masacre de Acteal – un trágico y condenable evento donde 45 civiles, principalmente miembros del movimiento pacifista Las Abejas y sus familias, fueron asesinados por el grupo paramilitar Máscara Roja por la simple razón de ser simpatizantes Zapatistas – misma que ha sido, hasta hoy, uno de los ataques más violentos al EZLN y sus seguidores. El gobierno mexicano intentó mantener esta masacre oculta dada su naturaleza, que puede ser comparada al genocidio. Sin embargo, los Zapatistas no iban a dejar que esta masacre pasara desapercibida y lanzaron varias declaraciones al respecto, tanto en internet como en eventos públicos.

Este evento en particular llamó la atención del EDT, quienes ya eran seguidores activos del movimiento Zapatista, quieren decidieron unir fuerzas digitales con el objetivo de desarrollar una ciber protesta en contra del gobierno mexicano. Para ello, en abril de 1998 el Electronic Disturbance Theatre envió un correo masivo con el siguiente mensaje: “Los Zapatista de Nueva York incitando a la población mundial a mandar un mensaje potente al gobierno mexicano a través de actos de desobediencia civil electrónica.” Este correo, conectaba con FloodNet.

FloodNet, es un gesto simbólico que se volvió un arma de presencia colectiva y obra conceptual – un ejercicio de “tácticas poéticas”. (Den, 2016) Siguiendo el legado de protestas pacíficas establecido por Martin Luther King y Gandhi, “FloodNet tomó la forma de una aplicación creada con el lenguaje de programación Java, que permitía a los usuarios enviar solicitudes inútiles, o mensajes personalizados, a un servidor web remoto al mismo tiempo, logrando que el servidor se volviera lento y apoderándose de los mensajes de error con palabras de protesta y/o mensajes si sentido – una especie de ocupación virtual (…)” (Rhizome, 2015).

Esta ciber protesta estuvo dirigida al sitio web de presidente de México, varios bancos mexicanos, la bolsa de valores de Frankfurt y hasta El Pentágono. Esta herramienta se convirtió en la perfecta fusión entre protesta y poética. Este llamado a la acción pacífica y directa en línea se esparció rápidamente dentro de la web, inevitablemente cruzando bordes geográficos para generar un mensaje global en solidaridad con el EZLN.

Figura 7: Electronic Disturbance Theatre (1998), FloodNet screenshot.

Por otro lado, lo que hizo que esta herramienta fuera aún más poderosa fue el hecho de que los miembros del EDT mantuvieron sus identidades públicas, decisión basada en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos de los años 60’s, mismo que permitió que se convirtieran en figuras identificables dentro de los medios, así como fuera de la actividad virtual. Esta decisión fue importante en tanto que hizo que el gobierno mexicano no pudiera declarar que los ciber-aliados del movimiento Zapatista no eran reales.

El resultado de esta ocupación virtual fue un comunicado de prensa de parte del gobierno mexicano, condenando las acciones en Acteal y con la promesa de llevar ante la justicia a aquellos involucrados, mientras que, en un tono distinto, el Pentágono lanzó aplicaciones de Java en contra de FloodNet con la intención de quebrar el sistema del atacante. Estas acciones parecieran ser pequeñas, sin embargo, para un episodio como el de la masacre de Acteal esto representó una feroz demostración de solidaridad mundial, donde la desobediencia civil en línea ocasionó una acción directa en respuesta y proporcionó una alternativa para aquellos que pensaban que sus voces no serían escuchadas.

Figura 8: Electronic Disturbance Theatre (1998), FloodNet screenshot.

Es importante recalcar que FloodNet fue la versión mejorada de varias acciones previas dentro de la web. Una de las acciones que inspiró directamente al EDT para desarrollar FloodNet fue un acto de desobediencia civil en línea organizada por el grupo italiano Anonymous Digital Coalition el 20 de enero de 1998. El ADC, a través del sitio The Thing, llamaba a una huelga virtual por Zapata con el siguiente mensaje:

“LLAMADO POR LA OCUPACIÓN VIRTUAL DE CINCO SITIOS WEB DE BANCOS MEXICANOS

En solidaridad con el movimiento Zapatista, invitamos a todos los usuarios de la web con ideales de justicia, solidaridad y libertad en sus corazones, a realizar una huelga virtual el día 29/01/1998 desde las 4:00 p.m GMT hasta las 5:00 p.m. GMT en los siguientes sitios web, símbolos del neoliberalismo mexicano:

Bolsa Mexicana de Valores (Mexican Stock Exchange): www.bmv.com.mx

Grupo Financiero Bital (Financial group Bital): www.bital.com.mx

Grupo Financiero Bancomer (Financial group Bancomer): www.bancomer.com.mx

Banco de Mexico (Bank of Mexico): www.banxico.org.mx

Banamex (Mexican bank Banamex): www.banamex.com (…)”

 

Seguido por una serie de instrucciones técnicas sobre cómo realizar el ataque. Esta huelga virtual en particular levantó el interés de varios grupos dado que era algo bastante novedoso entre los activistas. El mensaje original, escrito en italiano, fue traducido a más de 5 idiomas y la versión en inglés empezaba con la siguiente nota: “Raras veces grupos de base han ejercido su ciber-poder de esta manera. Claramente la gente en Italia está usando la creatividad e imaginación. Esta es una oportunidad única para adentrarse en nuevos territorios de acción mundial coordinada. Sé parte de lo que es probablemente la primera huelga virtual mundial.” Dejando claro que este llamando a la acción fue un punto clave en el desarrollo del zapatismo digital.

Sin embargo, esta huelga virtual no fue tan exitosa como FloodNet debido a que mucha gente no pudo seguir las instrucciones técnicas fácilmente. Pero sin duda ayudó a generar interés de la audiencia para formar parte de actos de desobediencia civil en línea, a la vez que abrió nuevas puertas para la acción virtual.

Conclusión

Durante la tarde del 31 de enero de 1993, mientras el levantamiento Zapatista estaba a horas de ocurrir, el periodista Gaspar Morquecho tuvo un breve encuentro con el Subcomandante Marcos, durante esa plática Morquecho le pregunto “¿Van a ganar” a lo que Marcos contestó “No merecemos perder”.

Esta corta, pero tajante, respuesta activamente representa los años que siguieron para el movimiento. Refiriéndonos específicamente al papel de las ciber-protestas dentro del movimiento, me gustaría citar a Cleaver quien dice que “a través de la habilidad de extender sus ideales políticos a través de redes computacionales modernas, los Zapatistas tejieron una nueva pieza electrónica de lucha, misma que cargaron a través de su revolución dentro de México y alrededor del mundo.” (Cleaver, 1995) ya que estas manifestaciones virtuales constituyen una parte central del desarrollo del movimiento. Además, en términos de lo que la presencia virtual del movimiento representó en cuando a seguridad de sus miembros se refiere, Chomsky lo resume claramente “el gobierno mexicano trató de hacer lo que parecía natural, que es destruirlos por la fuerza. Sin embargo, lo único que los detuvo fue que el movimiento Zapatista tenía demasiado apoyo público proveniente de varios países. En lugar de hacer lo obvio, acordaron un cese al fuego e iniciaron negociaciones con el EZLN (…)” (Chomsky, 1999)

De hecho, esto también llevó a resolver parcialmente algunos de los problemas que enfrentaba el movimiento, por ejemplo: acceso a la educación. Con el ojo mundial sobre ellos, varias audiencias dentro del internet se convirtieron en fuentes de financiamiento, tanto económico como en especie. Organizaciones como Schools for Chiapas (Escuelas para Chiapas), quienes desde mediados de los 90’s habían ayudado a la construcción y desarrollo de escuelas públicas en la región selvática chiapaneca.

 

Figura 9: Schools for Chiapas (2016), @ChiapasSchools tuit en relación a la apertura de una nueva escuela en Chiapas.Disponible en twitter.com/chiapasschools

Por otro lado, este movimiento aún se encuentra activo y a mediados del año pasado, durante el Quinto Congreso Nacional Indígena, expresaron su interés en participar activamente en las elecciones presidenciales de 2018. Durante este encuentro, compartieron la intención de lanzar a una mujer indígena como candidata independiente a la presidencia de México y más recientemente en abril de este año el Congreso Nacional Indígena será el encargado de seleccionar quién será la candidata. La razón detrás de la decisión de postular a una mujer indígena como representante del movimiento Zapatista en las elecciones presidenciales es que consideran que es la minoría peor representada dentro de la vida política, por lo tanto, esta candidata representará sin duda la figura de la justicia y, aún más importante: del cambio.

El EZLN pidió a la sociedad civil mexicana el no percibirlos como un partido político, ya que esto es sinónimo de corrupción, sino más bien entender el papel de su candidata como una vocera para todos aquellos que se perciben como oprimidos de cualquier manera, así como una representante de aquellos que han sufrido la injusticia y corrupción por parte del gobierno mexicano. Más tarde este año, el EZLN lanzará a su candidata oficial; acción que resume todos estos años de lucha.

Esta es probablemente la llamada de acción que necesitamos, y como dice el himno mexicano: que retiemble en sus centros la tierra.

 

Bibliografía

Bob, C. (2009). The marketing of rebellion: insurgents, media, and international activism. Cambridge: Cambridge University Press.

Burbach, R., Jeffries, F. and Robinson, W. (2001). Globalization and postmodern politics. London: Pluto Press.

Coleman, E. (2014). Hacker, hoaxer, whistleblower, spy. London [u.a.]: Verso.

Dahlgren, P. and Donk, W. (2010). Cyberprotest: New Media, Citizens and Social Movements. London [u.a.]: Routledge.

Jordan, T. and Taylor, P. (2004). Hacktivism and cyberwars. London: Routledge.

Marcos and Ponce de León, J. (2001). Our word is our weapon. London: Serpent's Tail.

Pickerill, J. (2010). Cyberprotest: Environmental Activism Online. Manchester: Manchester University Press.

Oropeza, D. (2017). “Candidata” para los medios, “vocera” para los pueblos. [online] La Jornada de Oriente. Available at: http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2017/05/03/candidata-los-medios-vocera-los-pueblos/ [Accessed 18 May 2017].

Animal Político, A. (2016). Zapatistas to Present Indigenous Presidential Candidate in 2018. [online] Telesurtv.net. Available at: http://www.telesurtv.net/english/news/Zapatistas-To-Present-Indigenous-Presidential-Candidate-in-2018-20161015-0002.html [Accessed 18 May 2017].

Werners-Lee, T. and Cailliau, R. (1990). WorldWideWeb: Proposal for a HyperText Project. [online] W3.org. Available at: https://www.w3.org/Proposal.html [Accessed 18 May 2017].

Marcos, S. (1994). Letter to Gaspar Morquecho from Subcomandante Marcos. [online] Palabra.ezln.org.mx. Available at: http://palabra.ezln.org.mx/comunicados/1994/1994_02_02_b.htm [Accessed 18 May 2017].

Gladwell, M. (2010). Small Change. [online] The New Yorker. Available at: http://www.newyorker.com/magazine/2010/10/04/small-change-malcolm-gladwell [Accessed 18 May 2017].

Rhizome (2015). RHIZOME NET ART ANTHOLOGY, FloodNet. [online] RHIZOME NET ART ANTHOLOGY, FloodNet. Available at: https://anthology.rhizome.org/floodnet [Accessed 18 May 2017].

Dean, A. (2016). Tactical Poetics: FloodNet's Virtual Sit-ins. [online] Rhizome. Available at: http://rhizome.org/editorial/2016/dec/01/tactical-poetics-floodnets-early-1990s-virtual-sit-ins/ [Accessed 18 May 2017].

Cleaver, H. (1998). The Zapatistas and the Electronic Fabric of Struggle*. [online] La.utexas.edu. Available at: https://la.utexas.edu/users/hcleaver/zaps.html [Accessed 18 May 2017].

Clandestine Indigenous Revolutionary Committee (1996). First Declaration of La Realidad for Humanity and against Neoliberalism. [online] Available at: http://flag.blackened.net/revolt/mexico/ezln/ccri_1st_dec_real.html [Accessed 18 May 2017].

Denning, D. (2008). Cyberwarriors | Harvard International Review. [online] Hir.harvard.edu. Available at: http://hir.harvard.edu/article/?a=905 [Accessed 18 May 2017].

Naef, W. (2003). Activism, Hacktivism, and Cyberterrorism. [online] Iwar.org.uk. Available at: http://www.iwar.org.uk/cyberterror/resources/denning.htm [Accessed 18 May 2017].

Figure 1:

VICE (2014) The Zapatista Uprising (20 Years Later). Available at: https://www.youtube.com/watch?v=3HAw8vqczJw  (Accessed: 15 May 2017).

Figure 2:

RATMVEVO (2011) Rage Against The Machine - People of the Sun. Available at: https://www.youtube.com/watch?v=scyC9A6o_Ts (Accessed: 15 May 2017).

Figure 3:

flag.blackened.net (2001) Screenshot of the Zapatista Index. Avaliable at: http://flag.blackened.net/revolt/zapatista.html

Figure 4:

nitr0usmx (2010) The Hacktivists Digital Zapatismo. Available at: https://youtu.be/O-U-he8LN3k (Accessed: 15 May 2017).

Figure 5:

R. Rocco and R. Dominguez (1997), Rabinal Achi/Zapatista Port Action. Available at http://artnetweb.com/port/participants/rabinal.html

Figure 6:

Electronic Disturbance Theatre (1998), FloodNet screenshot. Available at http://archive.rhizome.org/anthology/floodnet.html

Figure 7:

Schools for Chiapas (2016), @ChiapasSchools tweet in relation to the creation of a new school. Avaliable at twitter.com/chiapasschools