Semana 111_Sea-Monkeys Cult / by Anti Materia

 SEA-MONKEYS CULT

TANIA FIACCADORI

La exposición estará abierta desde marzo 7 hasta abril 7, 2018 por cita

Ubicación: DIMORA ARTICA, via Matteo Maria Boiardo 11 – Milán

 


Dimora Artica presenta Sea-Monkeys Cult por Tania Fiaccadori, una exposición individual que reflexiona en torno al concepto de supervivencia (Nachleben) en relación con los objetos e imágenes de poder simbólico y su regreso eterno a través de la historia. Las piezas, inspiradas por los instrumentos mágicos de la tradición italiana antigua, reproducen una forma expresiva ritualista vista a través de un filtro contemporáneo, como si fuesen parte de un culto alienígena.

 

Los objetos retienen un valor prodigioso e identitario en el mundo contemporáneo, así como en tiempos pasados, y si son transportados del mundo cotidiano a la dimensión mágica, tienen el poder de transportarse a un "donde sea" emancipatorio. Esta dimensión mágica siempre ha jugado un papel importante en el comportamiento humano, y frecuentemente se manifiesta en rituales que escaparon las normas religiosas dominantes. En la cultura europea muchas tradiciones antiguas han sido olvidadas, pero otras permanecen en la memoria colectiva: ecos de estas costumbres persisten en la superstición o en rituales simples que han pasado de generación en generación. Este conjunto de hábitos puede ser vinculados a los vestigios de la vida pagana europea e Italia, siendo capaz de sobrevivir oculta a la religión cristiana, la edad media, el intento de borrar su memoria al renombrar sus rituales como cultos demoniacos. A finales del S.XIX el antropólogo C. G. Leland coleccionó algunas de estas tradiciones en el libro Aradia, or the Gospel of the Witches, empezando con una serie de correos con una florentina que decía ser descendiente de los etruscos y quien aún recordaba fragmentos de sus devociones antiguas. La figura central de este texto sagrado era Aradia, hija de la diosa Diana y reina de las brujas.

 

En Sea-Monkeys Cult la historia de Aradia sirve como un manifiesto evocativo de un método operativo que hace uso de objetos cotidianos al atribuirles significados complejos, mismo que no dista de las prácticas rituales, que regularmente siguen patrones ilógicos, procediendo a través de similitudes y correlaciones entre distintos elementos y los gestos de quien oficia el ritual. Por lo tanto, en la exposición los elementos individuales son parte de un proceso que lleva a la culminación del ritual de acuerdo con un simbolismo preciso (ejemplificado por una lona negra). Dimora Artica se convierte en el entorno en donde la operación llevada a cabo con estos instrumentos mágicos sucede, una especia de casa de brujas, transfigurada a través de filtros contemporáneos. Los rituales tradicionales son desarrollados con objetos simples y de fácil acceso: por ejemplo, la sal, considerada como un elemento de gran poder protector y erradicador de fuerzas malignas. Una operación mágica también puede ser completada haciendo uso de una prenda: robando los zapatos de alguien e insertando algún tipo de objeto consagrado, o la escritura de una fórmula mágica: de esta manera un conjuro u otro tipo de hechizo sería concretado sobre el dueño del objeto. Los dientes también fueron tomados como un elemento crucial: perderlos o deshacerte de ellos era un signo de mala suerte, por lo que los conservaban incluso como relicarios - así como se hace actualmente con los dientes de leche. Estos objetos fueron precargados de significados que muchas veces no tenían una relación con su función práctica, y sus dueños sentían que poseían una energía inexplicable. En Sea-Monkeys Cult los trabajos representan una posible serie de instrumentos mágicos transfigurados, parte de un culto alienígena. Toda la exposición sugiere cómo incluso hoy en día, creando una hipótesis de supervivencia del pensamiento mágico, ciertos objetos con nada de especiales adquieren poderes, por ejemplo, en subculturas, expresar una libertad de trascendencia. Como si adquirieran un aura, instrumentos, ropa de diseñador, accesorios deportivos, así como ciertas imágenes, logos y símbolos se convierten en elementos de culto.

 

El poder simbólico de objetos (o imágenes) es reestablecido en diversos contextos, regresando a través de la historia en diferentes formas, dejando intacta una inefable energía, nunca muerta pero siempre "sobrevivida". Warbug llama a esta supervivencia Nachleben, no necesariamente un renacimiento después de la extinción, pero un no-muerto fantasmal, una continuidad: similar a lo que sucede con los ritos antiguos que aún sobreviven, a través de metáforas ocultas.

En Sea-Monkeys Cult el ritual llevado a cabo, ejemplificado por las piezas, sigue el ciclo de vida de Artemia salina, un fósil milenario comúnmente llamado "monito marino", que se ha convertido en un juego educativo para niños (incidentalmente la Artemia es el único ser parte de la familia Artemiidae, nombrado así por el nombre griego de Diana): un organismo que es casi inmortal, el cual sus huevecillos pueden parecer muertos por cientos de años, y después, bajo condiciones ambientales favorables, abrirse casi milagrosamente. La sal es la herramienta mágica que, combinada con el agua, actúa como un activador; y junto con la luz - la segunda clave - hace que suceda el renacimiento después de una aparente muerte de esta divinidad. 

 

DIMORA ARTICA

Via Matteo Maria Boiardo 11 – Milán
(MM1 Turro)

Tel. +39 380 5245917

www.dimoraartica.com

dimoraartica@gmail.com