Semana 136_God, I don't even know your name / by Anti Materia

God, I don’t even know your name

Por Camille Aleña

Curated by Lolita 

Septiembre 4 - Diciembre 25 2018

 
40449314_241445729847007_6231071414108028928_n.jpg

Desde el 4 de septiembre, Lolita publica en una edición especial Camille Aleña *God, I don’t even know your name * semanalmente, para una audiencia digital.

El artista que lee una novela de cuentos caliente y torpe en su sala de estar de diseño clásico es una manera divertida -y post normcore- de abogar por la normalidad, llamando a la serenidad.

Ella minimiza la angustia de lo ordinario.

Con su serie de videos, Aleña se esfuerza por hacer que la temporada de verano, y todo lo que conlleva, dure.

El conjunto es simple, la propia Aleña sentada en su salón londinense, frente a la cámara está leyendo la breve ficción erótica «Haría cualquier cosa por amor» escrita por Al Bedell *.



Ociosidad

La lectura en voz alta del artista opera una desviación de la historia original, levanta una barrera al texto original.

La escritura erótica es generalmente para crear imágenes corporales más profundas: las palabras pueden ser más fuertes, más capaces de infundir los sentidos que la mayoría de las imágenes vistas y revisadas creadas por la pornografía patriarcal.

El espectador no está en contacto directo con el texto, sino con el lector / artista, su entorno y una puesta en escena musical.

La capacidad de proyección e identificación que usualmente tenemos como lectores se intercambia contra una posición pasiva de alumno.

Este dispositivo crea impaciencia, ya no se usan para leer un libro, pero tan pronto como lo dejamos ir, en realidad nos conmueve.

Aleña obstruye por la lectura, nuestra capacidad de entrar en la narración sin escrúpulos exagerada y fantaseada.

Ella se toma su tiempo. Ella nos da a reconsiderar la duración habitual que una audiencia puede asignar a una pieza, para extender el tiempo que tenemos para la alegría.

Llevando la tumbona en su sala de estar hasta la Navidad, ella resucita en su casa de urbain y en nuestras pantallas la ociosidad de una tarde de descanso durante las vacaciones de verano.

 

Intimidad

Ella articula las palabras en inglés, no trata de ocultar su acento francés, en realidad suizo, tropieza a veces con un grupo nominal, está en casa.

Lee a su propio ritmo, se mueve de una toma a otra mostrando sus hábitos domésticos ... Una vez, su cabello está mojado, cuando acaba de salir de la ducha.

En resumen, estamos en su intimidad simple, calmada y lánguidamente diaria.

Una intimidad casera realista que contrasta con el magnífico libro cubierto de morado erótico "torpe", "sexy" y "feliz" * que está leyendo.

En esta doble ficción, Aleña señala la sorprendente brecha entre su propia realidad supuestamente antihéroe y la historia leída.

 

A través de este contraste, una violencia suave emana de su serie.

En toda la colección de esta serie de libros, Nuevos amantes, aunque todos están escritos por mujeres, existe este sesgo editorial de representar mujeres fuertes como capaces de actuar sexualmente, con despreocupación; hay estos elementos que a todos nos gustaría volver a vivir -o por primera vez- a la nueva generación de mujeres fantaseadas pero culturalmente muy bien descritas, comportándose de manera alocada, promoviendo un comportamiento desenfrenado, imprudente y lleno de pasiones ...

Aleña tranquiliza a la audiencia, escenificándose como una lectora ordinaria, compartiendo su momento con nosotros, ofrece una mano, regresando mágicamente una vez por semana hasta Navidad, las vibraciones estivales de sueño y quietud.

Flora Citroën para Curated By Lolita

* Camille Aleña nace en Suiza. Ella vive y trabaja en Londres.

* Editado por la editorial Badlands Unlimited.

* Del siguiente ITW de Paul Chan