Semana 190.1_PLEASE [DO NOT] TOUCH

PLEASE [DO NOT] TOUCH

con obra de Inês Norton

curaduría por Adelaide Ginga y Emília Ferreira

 
 

Hace tiempo que sabemos que el conocimiento depende de los sentidos. Y, como ha demostrado el científico Antonio Damásio, ahora también se sabe que las emociones son indispensables para el proceso de toma de decisiones. A pesar de esto, hoy en día estamos experimentando una fascinación global con lo digital. Lo digital se interpone entre nuestra percepción y la realidad, reemplazando el contacto directo con el mundo.

 
 

¿Qué tipo de experiencia tendremos si, junto con esta distancia digital, también rechazamos el contacto directo con el cuerpo, reemplazándolo por un tipo de vida aséptico y sin riesgos? Estas son algunas de las preguntas planteadas por la exposición de Inês Norton, Please [not] touch, que retoma, en el MNAC, su investigación sobre la tensión contemporánea entre los conceptos de natural y sintético.

 
 

El mundo "a poca distancia" o "el mundo al alcance de tu mano" son frases que en esta exposición, con objetos palpables y un entredicho de juego (incluso si se le pide al visitante que toque algunas de las obras de arte), adquieren un sentido irónico. Como el museo es un espacio en el que el tacto está generalmente prohibido, Please [do not] touch supone una ironía clara.

 
 

Al privilegiar el enfoque y el contacto audiovisual, nuestra sociedad tiende a ver la experiencia directa como innecesaria y obsoleta. Al degradar nuestra capacidad innata de contacto, este enfoque reciente plantea numerosos problemas. Es urgente reconocer la importancia de la presencia física y del tacto en la relación interpersonal.

 
 

Al enfatizar la omnipresencia de la artificialidad y la necesidad de cuestionarla, Inês Norton nos recuerda, en las 18 nuevas obras de arte de esta exposición, la urgencia de recuperar la plena conciencia de nuestro cuerpo. A costa de perder seguramente el contacto con la esencia de lo que significa ser humano.