Nuno Ferreira

Semana 172_The Theory of Clouds

THE THEORY OF CLOUDS

con obra de Aires de Gameiro, Nuno Ferreira, Pedro Cabrita Paiva y Primeira Desordem

30.03.2019 - 19.04.2019

Spaziobuonasera, Via Carena 20, 10144 Torino, Italia

 
 

De todas las teorías de las nubes, la más emocionante que encontré fue la de la relación entre la bomba atómica e internet. La bomba atómica ha desencadenado el desarrollo de un sistema disperso de comunicación que se nos apareció en forma de internet. La explosión de la nube de la bomba está históricamente unida a la forma en que nuestras vidas son tomada por la velocidad inhumana de la subjetivación, creada por el matrimonio de diferentes velocidades entre las máquinas y nosotros.

Activado por las nubes dibujadas en las paredes en este espacio, me siento tentado a usar el idea de nube para nombrar la naturaleza de esta exposición. También se puede ver a la obra expuesto como una nube en sí. Lo veo como una nube en la forma en que me permite proyectar mis sueños, acostado aquí en la cama como si estuviera recostado el césped.

Veo la nube como oscura y pesada porque estoy poseído por pensamientos unidos al Antropoceno, las tendencias suicidas del capitalismo, el genocidio de la vida que llevan los humanos por su privilegio y estupidez. Cuando uno mira esta nube oscura y trata de analizarla, ve que está compuesta por una multitud de posibilidades. De alguna manera es una catástrofe, una producción realizada sin centro (dis astro). Desde aquí abajo, la vida se destruye de cualquier significado. No hay horizonte, no hay futuro, y ahora es tarde. Como Bernard Aspe planteó en su texto del mismo nombre, referenciando el romance de Cormack McCarthys en El camino.: <<Estas consideraciones proponen cierta estética cyberpunk. Me enfrento al peligro de la seducción estética post-apocalíptics. Consideraciones en contraposición a crear conciencia dentro de mí. Dentro de la oscuridad de la nube, uno tiene un trabajo positivo para rescatarse del encarcelamiento del presente - el del presentismo: la imposibilidad de vivir el presente en su totalidad, con el futuro colonizado por muchas fuerzas que actúan como una hipoteca.>>

 
 

El arte tiene la capacidad de crear un aquí y ahora. El presente es dado por el arte a través del sentimiento de la llegada del futuro, o el paso del futuro, por el presente. El arte es un futuro dado, porque uno tiene que ofrecerse a sí mismo para algo que, en potencia, se convertirá en arte a través de nosotros. Esta exposición está compuesta por obras de Pedro Cabrita Paiva, Primeira Desordem, Nuno Ferreira y Aires de Gameiro.

Las nubes de Cabrita Paiva están hechas con un gadget casero. Esta máquina, aparentemente, superflua produce infinitas variaciones en un dibujo soñador y alegre. Su repetición en las paredes del espacio produce una especie de fondo de pantalla que me a las protofrodicodélicas cualidades de los patrones de los años 60 y más precisamente a Nuage à variable de superficie, 1971 de René Bertholo (1935-2005, PT), donde las nubes metálicas se están moviendo por un motor. Existe, de hecho, una relación precisa entre el movimiento del motor, la forma de las nubes de metal y el movimiento implícito de las mismas. Eso no está implícito solo por el motor mismo en ambas obras, sino por la producción de sueños con dispositivos torpes, baratos o simples, disponibles para todos. El arte es una trampa mental que produce el ingenio que nos realza para ver algo más allá del lenguaje y su atrapamiento, para relacionar cosas nuevas o crear una nueva sensación que podría ser producida por estos dibujos, por su posición y repetición, o incluso simplemente por la forma en que lo elimina de la cotidianidad ralentizándote una y otra vez.

 
 

Estos pensamientos son reforzados por una brisa que atraviesa el espacio expositivo y afecta a todos los elementos en este espectáculo. La brisa no es viento real sino un video de Primeira Desordem, donde un libro produce viento al voltear sus páginas contra la cara de uno mismo. Su sencillez también puede verse como dramática, a través de la sustitución de lo natural sobre lo artificial o el simple uso de un libro a nuestra satisfacción, sin ser conscientes de su contenido. Esto me recuerda a los firewalls y los muros físicos que nos estamos imponiendo. El viento está en consonancia con las nubes en la forma en que conecta a todas las obras. También comparten la misma facilidad. Ambos dispositivos podrían ser hechos fácilmente por cualquiera.

Lo que importa no es la técnica sino el estado de consciencia que opera en nosotros. La sensación o experiencia implícita es compartida por el autor y el público. Al mismo tiempo, esta comunidad entre el arte y el espectador (donde se comparte lo sensible) crea la posible entrada de todos y, simultáneamente, su propia exclusión a través de la experiencia individual. De alguna manera, la trampa de este trabajo es la forma en que muestra la facilidad para vivir. La obra sobrepasa nuestras imposiciones. ya sea materiales o inmateriales, un estado de ánimo o una idea, que nos muestra que la verdadera materia del arte es su interrelación entre las cosas. Empujados por esto nos dirigimos hacia el trabajo de Nuno Ferreira. Su pintura crea una declaración poderosa por su posición. Nos quedamos en medio de algo porque no es un refugio debido a su altura, tampoco es plano. Su altura obliga a ser vertical y mirarlo con una perspectiva animalesca. Esta perspectiva es importante para todo lo que he indicado en mi perspectiva negativa acerca de nuestra condición humana, ya que se necesitan nuevas formas de empatía, colocandonos en una relación más horizontal entre nosotros, otras especies vivientes y elementos en el planeta.

 
 

El acto de mirar (hacia abajo en lugar de mirar hacia adelante) se establece el trabajo Contra, ampliando las posibilidades de la abstracción, la pintura y la cultura. Me encanta esta posibilidad de ser empujado hacia abajo y sentir como si ofreciera algo de vuelta a la historia de la pintura. Algo iniciado por Pollock, el pintor que nunca tocó los lienzos, en relación con los indígenas y los dibujos en la arena de los pueblos de América del Norte. Las obras e ideas de Newman fueron hechas bajo la influencia de la bomba atómica y el holocausto. La obra y texto plantean, al menos, el deseo de luchar contra la imposición de lo racional sobre nuestras vidas, para obtener nuevas formas de interctuar como la sensación de estar cerca de los niños en un estado previo al lenguaje, siendo el idioma una forma de instrumentalización del mundo. Todo esto está implícito en este trabajo que es, también un intento de ampliar las posibilidades de la pintura.

También con la pintura en mente, el trabajo de Aires de Gameiro explota la sutil paleta de colores de todas las demás obras de la exposición: el negro, el grafito y lo real. El color es una sensación pura. Y la sensación está formada por experiencias previas. Cuando uno lee "Bacon: Lógicas de la sensación" de Deleuze, uno ve que la sensación es un diagrama. Una experiencia que es para el artista un intento por lo nuevo, formado por todas las obras que estan en su cabeza. Una nueva sensación se coloca al mismo tiempo que todas estas cosas (eventos artísticos, sociales y políticos) se borran, porque se convierten en un cliché. La nueva sensación es una nueva forma en este mundo o un nuevo regalo dentro de las formas de borde duro y las fluidas, que ahonda entre lo racional y lo interior, como los juegos de Gameiro con otras obras, aparentemente chocando con su estética bien definida.

 
 

Esto sucede con el movimiento implícito de la estructura de plexiglás y su referencia al trabajo de Cabrita Paiva, que abre un último frente ante esta nube es anti-capitalista. Hay una comunidad que desafía la individualidad por la forma en que estas obras sirven a la exposición, sin jerarquías, donde su heterogeneidad compleja ofrece resistencia a sus transformaciones en productos básicos: como la comercial, pero principalmente como información. Mi proyección sobre estas obras es oscura y se ve afectada por una nube que es más ancha y más grande que esta exposición. Esta nube expuesta ofrece un futuro potencial por la forma en que los artistas abren nuevas posibilidades para revolucionar el presente.

  • Hugo Canoilas

 

BUONA SERA

Via Carena 20, 10144 Torino, Italia

www.spaziobuonasera.com

spaziobuonasera@gmail.com