Nye Thompson

Semana 182.1_Open Codes. Connected Bots

Open Codes. Connected Bots

con obra de aaajiao, Zach Blas + Jemima Wyman, Bleeptrack, James Bridle, Max Cooper + Andy Lomas, Kate Crawford + Vladan Joler, DISNOVATION.ORG, Jonas Eltes, César Escudero Andaluz + Martín Nadal, Guo Cheng, Bernd Lintermann, Shawn Maximo, Joana Moll, Sebastian Schmieg, Adam Slowik, Nye Thompson, Wang Changcun, Peter Weibel + Christian Lölkes, ZKM|Hertz-Lab, 996.ICU

curaduría por Christian Lölkes, Lívia Nolasco-Rózsás y Zhang Ga

Julio 20 – Octubre 7, 2019

Chronus Art Center (CAC)

BLDG.18, No.50 Moganshan RD., Shanghai

 
 

Open Codes une la informática y el arte de varias maneras. Es una nueva forma de ensamblaje, que combina el conocimiento práctico del código y los enfoques artísticos críticos en un solo lugar. El proyecto busca capacitar a sus participantes para recuperar el acceso a la realidad a través de instrumentos de pensamiento y reflexionar sobre la genealogía y el impacto social actual del código digital, la programación de computadoras y el software.

La iteración de este proyecto en el Chronus Art Center se centra en la resonancia afectiva de los algoritmos y los enredos recíprocos y perceptuales de los simulacros computacionales y la realidad física. La capacidad de navegar por el mundo del código, de la mano de la alfabetización digital, es esencial para la sociedad en la era de la computación a escala planetaria, especialmente cuando los agentes algorítmicos están diseñados para influir en la opinión pública.

Los agentes de software virtual, coloquialmente conocidos como bots, ejecutan tareas en su mayoría repetitivas a una velocidad más alta que los humanos. Algunos se especializan en conversaciones en plataformas en línea, donde están programados para actuar como personas. Los bots de redes sociales son producto de las nuevas economías de visibilidad y actualmente representan más de la mitad del tráfico en línea. Algunos bots pueden aprender de nosotros; otros pueden arañar la web para indexar contenido; otros se esfuerzan por alterar nuestra mentalidad y se utilizan en campañas políticas, y otros ensucian maliciosamente las bandejas de entrada con correo no deseado.

La palabra bot deriva de robot, término utilizado por primera vez por Karel Čapek en su novela de ciencia ficción de 1920 para describir un humanoide ficticio. Robot se hizo conocido como una palabra para máquinas autónomas, capaces de llevar a cabo tareas complejas, que se pueden obligar a trabajar, como sugiere el significado de la palabra checa "robota". Los robots, con o sin un cuerpo construido, están destinados a proporcionar servicios, al igual que el programa de conversación en lenguaje natural, ELIZA, descrito por Joseph Weizenbaum en 1966. Este chatbot temprano fue, en opinión de algunos usuarios, un mejor psicólogo que sus alternativas humanas. Un par de décadas más tarde, los asistentes virtuales, como Alexa, no solo son capaces de chatear, sino de realizar tareas más complejas, ahora son tan mundanos como un secador de pelo en ciertas partes del mundo.

 
 

Incontables experimentos y aplicaciones reales de sustitutos humanos basados en binarios están ahora en uso. A pesar de sus ventajas, estas herramientas tienen un precio: el funcionamiento continuo de un asistente virtual oculta el engorroso trabajo humano. Los chatbots agregan el conocimiento de sus conversaciones con los usuarios, que no necesariamente representan a la sociedad en su conjunto, por lo que sus declaraciones a menudo repiten opiniones racistas o sexistas y pueden reforzar los tipos de exclusión social con los que han sido alimentados.

Ya sea que reproduzcan música, extraigan bitcoins o chatee con nosotros, la influencia de los bots aumenta. Como consecuencia de este desarrollo, podríamos preguntarnos si nos estamos convirtiendo en bots. Mientras nos sentamos en un elegante espacio de trabajo compartido frente a una computadora, los bots influyen en nuestras decisiones. Los algoritmos entumecen la agencia humana en un grado sorprendente, con implicaciones inevitables para la percepción, la memoria y las interacciones sociales, ya sea con bots o entre nosotros. La dependencia humana de la computación se ha reforzado mutuamente en múltiples niveles, yendo más allá de las oposiciones binarias.

La exhibición incluye obras de arte basadas en código de computadora, así como obras de arte que revelan cuán profundamente dicho código ha penetrado nuestras vidas, sociedades, situaciones geopolíticas, sistemas fiscales, condiciones laborales, infraestructura, ambiente e incluso la percepción de nuestro propio código fuente, ADN .

 
 

Con la ayuda de alrededor de 20 obras de artistas y programadores, la exposición presenta el mundo del código digital y su futura influencia en ocho secciones:


#GenealogyOfCode

#Coding

#MachineLearning

#AlgorithmicGovernance

#AlgorithmicEconomy

#VirtualReality

#Labor&Production

#GeneticCode


Estos términos clave forman un mapa imaginario, que sirve como base para comprender el mundo que habitamos.

Desde un algoritmo que convierte los últimos titulares de los medios en conceptos artísticos (DISNOVATION.ORG: Predictive Art Bot, 2017), hasta la anatomía de un sistema de IA particular (Kate Crawford, Vladan Joler: Anatomy of a AI System, 2018), o un Chatbot resucitado, compartiendo su historia de vida (Zach Blas, Jemima Wyman: estoy aquí para aprenderlo :)))))), 2017), los artistas analizan las realidades contemporáneas, en las que la agencia humana y algorítmica se entrelazan.

Se utilizó una red neuronal, un tipo de aplicación de inteligencia artificial, para representar los supuestos de una máquina de cómo las personas pensarían que una máquina interpretaría la mente (aaajiao: bot ,, 2017-18). Los algoritmos construyen identidades de múltiples maneras, no solo infiltrando la percepción y los recuerdos, sino a través de su presencia y ausencia en ciertas situaciones geopolíticas. En el proyecto The Net Wanderer, el artista explora la conexión entre las puertas de enlace de red críticas en China y la infraestructura que ejecuta estas puertas de enlace (GUO Cheng: The Net Wanderer. A TourSuspended Handshakes, 2019). El discurso de la exposición se presenta como un recorridos arquitectónicos para ofrecer a los visitantes la oportunidad de utilizar las estaciones de trabajo para actividades creativas independientes. Los espacios del Chronus Art Center tienen múltiples funciones: las salas de exhibición exhiben obras de arte, pero también están disponibles para eventos, talleres, reuniones y conferencias, así como para navegar de forma independiente por la biblioteca temática de Open Codes.

 
 

La iteración del proyecto en Shanghai se desarrolló parcialmente en colaboración con la Academia Central de Bellas Artes, la Universidad Normal del Este de China y la Universidad Tongji, así como con espacios de hackers y creadores. Se presentarán trabajos seleccionados de los estudiantes durante toda la exposición. La exposición cuenta con el generoso apoyo de Vitra. Los programas públicos relacionados con la exposición cuentan con el apoyo de Pro Helvetia Shanghai, Swiss Arts Council y swissnex China.

Open Codes. Connected Bots es una exposición satelital de códigos abiertos en el ZKM | Centro de Arte y Medios Karlsruhe, Alemania, que funcionó del 20 de octubre de 2017 al 2 de junio de 2019.

 
 

Chronus Art Center (CAC)

Establecido en 2013, Chronus Art Center (CAC) es la primera organización de arte sin fines de lucro de China dedicada a la presentación, investigación / creación y becas de arte mediático. CAC con sus exposiciones, becas de residencia, conferencias y programas de talleres y, a través de sus iniciativas de archivo y publicación, crea una plataforma multifacética y vibrante para el discurso, la producción y la difusión del arte mediático en un contexto global. CAC está posicionado para avanzar en la innovación artística y la conciencia cultural al participar de manera crítica con las tecnologías de los medios que están transformando y remodelando las experiencias contemporáneas.

 
 

ZKM | Center for Art and Media Karlsruhe

Como un lugar que expande las tareas originales del museo, el ZKM | El Centro de Arte y Medios Karlsruhe es una institución cultural única en todo el mundo. Fundado en 1989 como un museo con la misión de continuar las artes clásicas en la era digital, hoy es una casa de todos los medios y géneros, una casa de artes espaciales como la pintura, la fotografía y la escultura y las artes basadas en el tiempo como cine, video, media art, música, danza, teatro y performance. Es por eso que a veces se le llama la "Bauhaus electrónica o digital", una expresión que se remonta al director fundador Heinrich Klotz. Bajo la dirección de Peter Weibel, el ZKM se ha convertido en un centro de artes interactivo y performativo que crea nuevas relaciones entre el arte y el público.

Co-organizada por Chronus Art Center (CAC), ZKM | Center for Art and Media Karlsruhe

Apoyada por Vitra, Pro Helvetia Shanghai, Swiss Arts Council, swissnex China