Un acercamiento curatorial a la visualización de datos

No es lo que pensamos o sentimos lo que nos define. Tampoco lo que no hacemos…

Jane Austen

Introducción

Cuando era pequeña – a los 6 o 7 años quizá – mis papás constantemente buscaban maneras de acercarme a la cultura y las ciencias fuera de la escuela, esto los llevó a llevarme a varios museos. Sin embargo, dado que ambos se desarrollan en áreas enfocadas en las ciencias e ingeniería, se enfocaban en aquellos espacios relacionados a la antropología, las ciencias naturales y la tecnología; y ocasionalmente visitábamos museos de arte, principalmente aquellos que exhiben arte clásico y dada la oferta local: arte sacro. Mi experiencia en aquellos espacios de exposición era algo que no encontraba del todo agradable. Como niña, estar rodeada de pinturas que representan pasajes de la Biblia, obra enfocada en los horrores de la colonización en México y gran cantidad de rostros serios era un tanto aterrador. Recuerdo sentir una mezcla entre miedo y confusión que me llevaba a pensar que los artistas detrás de estas piezas, a través de mis jóvenes ojos, emanaban una tristeza particular que no podía entender.

Por otra parte, claramente recuerdo mis primeras visitas a museos de arte moderno y el escenario era algo similar a esto: mis padres – un poco escépticos por la obra que les rodeaba – intentaban contextualizar y explicarme lo que aquellas imágenes significaban, sin embargo, sin importar sus aportes lógicos acerca de estas piezas lo único en lo que podía concentrarme era en los colores, me parecían completamente fascinantes. Aquellas figuras brillantes, vívidas y ricas en textura y profundidad eran capaces de captivar mis sentidos y con ello, lograron que mi experiencia dentro de un museo cambiara radicalmente pues, por primera vez, sentía que entendía lo que estaba pasando. Obviamente (considerando que era una niña sin una formación artística de ningún tipo), aquellos artistas eran personas que amaba los colores, así como yo, y quieres experimentaban despreocupadamente con sus herramientas logrando vacías sus mentes en el lienzo, creando formas que podía entender y, aún más importante, con las que me podía relacionar. Aquellas experiencias lograron crear en mí un interés en particular por museos que presentaba obra similar. Por supuesto que, a mi corta edad, el acercamiento que tenía a aquellas prácticas se basaba en cosas simples como cuánto colores podía contar o imaginar qué figuras se podían formar en aquellas siluetas abstractas, así como acostarte en el pasto a ver el cielo y buscar rostros en las nubes, ir a un museo de arte moderno era una forma de construir historias de lo que podía ser, especulando acerca de la vida de los artistas e incluso formar conexiones con aquellos que usaban mis colores favoritos. Conservo con mucho cariño estas memorias como aquellas pequeñas cosas que me llevaron a enamorarme del arte.

Cuando empecé a desarrollar mi carrera profesional, me concentré en aquellas prácticas que fusionan el arte y la tecnología, y más recientemente me he enfocado en el uso de realidades alternativas como herramienta crítica del estado sociopolítico actual, pero nunca me despendí de mi interés por la pintura del S.XX, especialmente aquellas piezas que se quedaron conmigo desde pequeña. Por un largo tiempo intenté vincular estos dos mundos – mismos que representan mis más grandes intereses curatoriales – pero no había encontrado la manera ideal de hacerlo, especialmente considerando que como curadora emergente es casi imposible conseguir el acceso a estas piezas dadas las limitantes económicas y consideraciones especiales que el manejo de estas piezas requieren. Esto me llevó a explorar posibles soluciones a estos problemas dentro del uso de tecnologías digitales, el internet, software abierto y la práctica de profesionales con intereses similares.

 Durante este proceso acudí a varas conferencias enfocadas en humanidades digitales y – durante un taller liderado por el Dr. Everardo Reyes, quien enfoca su investigación a la semiótica visual – y me di cuenta de que una posible solución podría estar escondida dentro de la manipulación y representación de datos. El Dr. Reyes ha dedicado gran parte de su carrera, tanto como profesor como artista, a la visualización de datos, la hipermedia, la semiótica, los nuevos medios y estudios de software y ha contribuido al movimiento de arte digital a través de la organización de conferencias internacionales. Como dato curioso, en 2008 organizó el 2do Congreso de Arte Computacional – mismo que se llevó a cabo en el Tecnológico de Monterrey Campus Toluca y Campus Estado de México – donde incluyó la exhibición de 35 obras de arte computacional dentro del Museo de Arte Moderno de Toluca, un evento sin precedentes en mi ciudad natal.

Fue claro desde un inicio que compartíamos una visión que fusionaba al arte moderno y las prácticas digitales. Además, tuve la oportunidad de navegar dentro de su trabajo actual que engloba estas dos áreas y me encontré con un proyecto de visualización de datos que era precisamente la respuesta a mi pregunta: Rothko Viz, visualizando 201 pinturas de Mark Rothko.

Esta exploración visual está compuesta de imágenes estáticas, mapas interactivos y gráficas 3D y es capaz de proveer un acercamiento sensible a la obra de Mark Rothko dado que no utiliza estas 201 imágenes sólo como datos duros sino como el combustible para crear una conexión profunda con el desarrollo del artista. Esta última declaración se hace evidente cuando nos damos cuenta de que el espectador puede interactuar con la visualización al reconfigurar los patrones de investigación y es capaz de buscar características particulares dentro de estas pinturas, lo cual le brinda la oportunidad de conectar con la obra de manera personal aun si no es completamente familiar con el artista.

Rothko Viz abrió una nueva posibilidad que no había considerado: el uso de la visualización de datos como una alternativa para exhibir un gran número de piezas (sin tener las piezas físicamente presentes) dentro de un marco educativo y, potencialmente, proveer un acercamiento íntimo con la evolución y proceso de creación y desarrollo de la carrera de un artista. Como consecuencia de esto, y después de considerar varias posibilidades que van desde el uso de libros abiertos hasta exploraciones in-situ dentro de buscadores en línea, llegué a la conclusión de que la visualización de datos es la herramienta perfecta para desarrollar la exposición Digital insights of 20th century painting (Ideas digitales de pinturas del S.XX) – curada por Xiaoyu Lyu, Xuan Yan, Shuosheng Gan, Junqing Zhu y por mi  –  que se enfocó en un análisis visual sensible de la obra de Maggie Laubser (Distrito de Bloublommetjieskloof Malmesbury en la provincia Cape, Sudáfrica, 1886), Clarice Beckett (Casterton, Australia, 1887), Tarsila do Amaral (Sao Paulo, Brasil, 1886), Salvador Dalí (Cataluña, España, 1904), Wu Guanzhong (Jiangsu, China, 1919) y Mark Rothko (Vitebsk Governorate, Rusia, 1903).

En este ensayo me referiré a varios puntos que dieron forma a la propuesta curatorial para la exhibición Digital insights of 20th century painting (Acercamientos digitales a pinturas del S.XX) enfocándome en: la definición y evolución de la visualización de datos, desde sus orígenes como una herramienta de investigación hasta tu papel dentro del arte; su potencial dentro de la curaduría como una alternativa para exposiciones de bajo presupuesto; y como herramienta para exposiciones orientadas hacia la educación.

 

¿Qué es la visualización de datos?

La visualización de datos se puede definir como el resultado de procesar, decodificar y transformar datos cuantitativos, cualitativos, relacionales y/o espaciales en material visual que, usualmente, hace más fácil su análisis. Esta herramienta es utilizada principalmente dentro de un contexto de conjuntos de datos grandes y complejos así como big data – conjuntos de datos extremadamente grandes que puede ser analizados de manera computarizada para revelar comportamientos y asociaciones particularmente relacionados a interacciones humanas  (Diccionarios Oxford, 2015) – donde los patrones, tendencias y correlaciones que pueden pasar desapercibidas en datos en forma de texto, pueden se expuestos y reconocidos de manera más sencilla (Rouse, 2012). Además, es importante desatacar que este concepto es normalmente utilizado para aquellas prácticas que involucran el uso de tecnología digital y, más específicamente, visualizaciones generadas por computadora.

Bajo esta sencilla definición, hay dos puntos que son claros: primero, que visualización de datos involucra varios métodos y prácticas que han sido utilizados para varias áreas y, segundo, que la intención de ser capaz de comunicar datos y/o información a través de imágenes – con el objetivo específico de hacer su análisis más sencillo – ha estado presente por mucho tiempo. Ejemplos clásicos de visualizaciones de datos incluyen: el mapa figurativo de la derrota y retirada de Napoleón durante la campaña rusa de 1812 creado por Charles Menard, el mapa de puntos de casos de cólera durante la epidemia londinense de 1854 creado por John Snow (Dougherty, 2017) y el modelo 3D del censo de población sueco de 1750 a 1875 por rangos de edad desarrollado por Luigi Perozzo.

Sin embargo, podemos trazar sus orígenes mucho más lejos en el tiempo y unirlos con los primeros acercamientos a la cartografía y la creación de estrategias militares a través de mapas, líneas y colores. De hecho, podemos encontrar ejemplos desde el principio de la civilización humana donde la necesidad de desarrollar un lenguaje capaz de facilitar la vida diaria – mismo que se hace visible en actividades como la pesca, la caza y la recolección de frutos – era urgente. Sin embargo, estos primeros acercamientos no eran necesariamente pensados como una manera simplificada de comunicar información compleja, de hecho, no fue hasta el asentamiento de las civilizaciones donde el objetivo de comunicar datos complejos se hizo completamente visible. Durante la prehistoria, las civilizaciones antiguas de Babilona, Egipto, Grecia y China desarrollaron métodos sofisticados de representación visual para mostrar los movimientos de las estrellas, producir mapas de navegación y desarrollar planos para agricultura y desarrollo urbano (Centro para la Investigación en Educación, Arte y Medios, 2009).

Algunos ejemplos importantes que aparecieron después de este periodo son los mapas romanos, el mapamundi de Ptolomeo, el Atlas Celestial de Su Song, los diagramas de relaciones del conocimiento creados por Ramon Llull, el primer Atlas moderno creado por Abraham Ortelius, las imágenes de las manchas solares de Christoph Scheiner y la tabla poleométrica de Charles de Fourcroy, sólo por mencionar algunos.

Es importante recalcar que el boom de la visualización de datos como concepto llegó con las herramientas digitales y las supercomputadoras. De hecho – como dato curioso – una de las primeras computadoras fue el resultado del criptoanálisis desarrollado por Alan Turing durante la Segunda Guerra Mundial, donde las intenciones principales radicaban en ser capaz de crear una máquina capaz de decodificar una cantidad masiva de datos para entender los mensajes secretos que llevaban. Por lo tanto, podemos decir – de manera un tanto simplista, pero directa – que el desarrollo de la computadora personas como la conocemos, es consecuencia de la búsqueda de un entendimiento profundo de datos complejos. Como sucede con la gran mayoría de las herramientas tecnológicas, el primer uso de estos dispositivos fue dentro de las fuerzas militares y la industria; ahí la evolución de las gráficas, tablas y la traducción de valores numéricos en imágenes evolucionó y, poco a poco, la búsqueda por formas de representación más sencillas y más precisas se volvió crucial.

Para poder entender la evolución y los usos prácticos de estos métodos de representación y comunicación visual, necesitamos entender las razones generales que han comprobado que, de hecho, estas interpretaciones visuales son necesarias. Para esto, podemos retomar los conceptos base de la teoría de Gestalt desarrollada por psicólogos alemanes en los años 20. Estos conceptos intentan describir cómo tendemos a organizar elementos visuales en grupos – o “todos” unificados – cuando ciertos principios son utilizados. Estos principios son: proximidad, la contigüidad entre imágenes tiende a indicar que pertenecen juntas; similitud, cuando las imágenes mostradas son parecidas, tendemos a percibirlas como un grupo o un patrón en lugar de elementos individuales; destino común, dada la agrupación visual podemos deducir qué elementos se comportarán de manera similar; continuidad, percibir los elementos como una secuencia en lugar de líneas individuales; cierre, la tendencia de completar visualmente figuras simples; área, muestra que la figura más pequeña en un par de figuras que sobreponen será percibida como una figura mientras que la figura de mayor tamaño será percibida como “el fondo”; simetría, que se refiere al entendimiento del centro como punto focal de la imagen. Estos conceptos nos permiten entender que, al ser combinados con tecnología digital, podemos ser capaces de crear representaciones visuales medidas que ayudan a crear mensajes más claros.

Al hablar de visualización de datos es importante decir que existen varias técnicas que componen a esta herramienta, por lo tanto, los resultados pueden variar. Los resultados pueden ser tan sencillas o tan complejas como las entradas lo requieran.

Dentro del mundo de la visualización de datos podemos encontrar:

1D/linear: listas de datos organizados por una característica en particular (por ejemplo, por orden alfabético); 2D/planar: coropleta, cartograma, mapa de distribución de pintos, mapa de símbolos proporcionales, mapa de contorno/ isopleta/ isorítmico, mapa asimétrico, mapa de autoorganización; 3D/volumétrico: modelos 3D computarizados, superficies y volúmenes, simulaciones computarizadas; temporal: línea del tiempo, serie de tiempo, diagrama de dispersión conectado, diagrama de Gantt, mapa de flujo, diagrama de arco, diagrama de área polar/circumplex, diagrama de Sankey, diagrama aluvial; ND/multidimensional: gráfico circular, histograma, Wardle, nube de etiquetas, diagrama de burbujas, gráfico de barras, gráfica radial, mapa de árbol, diagrama de dispersión, diagrama de burbujas, gráfico de líneas, gráfico de pasos, gráfico de áreas, coordenadas paralelas, grafico de radar, mapa de calor, gráfico de Marieke, gráfico de cascada, comparación tabular de gráficos; jerárquico: visualización de árbol, dendrograma, árbol radial, árbol hiperbólico, mapa de árbol, tabla de partición; Red: matriz, diagrama de enlace de nodo, gráfico de dependencia, diagrama de colmena, diagrama aluvial, mapa de tubo.

Por otro lado, fusionar el potencial de los algoritmos con las representaciones visuales ha abierto la puerta a la creación de imágenes creativas y potencialmente impactantes. A lo largo del tiempo, los resultados del uso de estas herramientas se han hecho más atractivos e innovadores convirtiéndolos en vías interesantes para presentar temas complejos a nuevas audiencias. Poco a poco, se han convertido en la transición perfecta entre la comunicación visual y la ciencia, y dada su naturaleza de facilitar el consumo y entendimiento de información, su uso ha como resultado la toma de decisiones mejor informada. Una característica interesante de esta herramienta es que permite la manipulación de datos por parte de audiencias no especializadas; personas que se pudieron haber sentido excluidas por los datos, ahora pueden acceder a ellos. Esto, por sí solo, representa una gran mejora para la transparencia informativa (Bazin, 2012).

La razón por la que hago tanto énfasis en la gran cantidad de formas que la visualización de datos puede adoptar, así como mostrar cómo se ha desarrollado a través del tiempo (y manteniendo mi distancia de temas como la transparencia, la precisión de los datos y la distribución de tal conocimiento), es para plantear las siguientes preguntas: ¿qué puede ser contenido dentro de estas representaciones?, ¿quién está desarrollando estas imágenes complejas?, ¿es posible que artistas, diseñadores y profesionales creativos estén involucrados en la producción de este material visual?, y si lo están, ¿de qué manera están usando estas herramientas?

La visualización de datos como arte

Como vimos en la sección anterior, la producción y uso de las visualizaciones de datos creció exponencialmente desde la implementación de herramientas digitales para su creación. De hecho, este creciente mundo de las herramientas digitales llevó a cambios en prácticamente todas las áreas de producción; incluyendo la producción artística. En palabras de la escritora Holly Finn, debemos celebrar lo verdaderamente nuevo y relevante: el incremento de visualizadores de datos. Su medio es aquel que posee momentum, aquel que genuinamente cambia cómo pensamos y sentimos. Y está por estallar (Finn, 2016).

Cuando hablamos acerca de cómo la cultura ha sido moldeada a lo largo del tiempo me gustaría citar lo siguiente: “La cultura del S.IXX fue definida por la novela, la cultura del S.XX por el cine, la cultura del S.XXI será definida por la interfase (Manovich, 2015). Donde la palabra interfase se puede entender como un dispositivo o programa que permite al usuario comunicarse con una computadora, así como el punto donde dos sistemas, sujetos, organizaciones, etc. se encuentran e interactúan (Diccionarios Oxford, 2016). Esto resuena con varios conceptos que rodean la vida contemporánea como son: el flujo de información, la privacidad, la identidad, el big data, las cámaras de eco digitales y la creación/consumo de datos.

Por otra parte, uno de los cambios más grandes relacionados con el uso de la visualización de datos como una forma artística es la diseminación del internet. No fue hasta que nosotros, como usuarios, fuimos confrontados con un conjunto masivo de información que fuimos capaces de acceder, hackear e intervenir los datos producidos dentro del WorldWideWeb. Desde finales de los 90 podemos ver un incremento en los artistas que utilizan datos – principalmente extraídos de la web – como materia prima para su obra. Sin embargo, no fue hasta principios de los 00’s que su obra empezó a ser reconocida como una forma de arte aceptada y, con ello, a ser expuesta dentro de galerías y museos.

Es claro que aquellos detrás del uso de este medio tienden a ser artistas que se encuentras en la intersección entre el arte y la tecnología, y quienes tienen una intención directa de mostrar conjuntos de datos en específico de una forma en la que no se han presentado anteriormente. Aquí, su naturaleza reductiva abstrae información, pero al hacerlo, disemina ideas científicas, datos y/o hechos reales y los presenta ante a una audiencia diversa. Este acercamiento multidisciplinario provee constructos alternativos acerca del rol del artista, y crea una experiencia comprensible y tangible para la audiencia (Coughlan, 2015)

Un ejemplo del uso de la visualización de datos dentro del arte es la pieza A More Perfect Union (Una Unión Más Perfecta) (2011) de R. Luke DuBois, en donde el artista busca replantear nuestro discurso político al colocar las palabras más usadas dentro de páginas web de citas en un mapa que vincula a donde pertenecen. Sorprendentemente, esta pieza muestra cómo la mayoría de las personas que utilizan estos sitios web ya no están describiéndose en términos capitalistas como cuánto dinero ganan o en qué área profesional se desenvuelven, sino que están utilizando información más sensible vinculada a sus emociones como es lo que les gusta hacer un viernes por la noche, sus películas favoritas e incluso describiendo el tipo de persona de la que les gustaría enamorarse. A More Perfect Union (2011) apunta a la creación de un estudio inverso donde el artista cuantifica datos de un área donde rara vez intervendrá un analista dada su naturaleza (principalmente) no comercial, y al hacerlo el artista reclama el valor de lo que es importante (románticamente hablando), en lugar de esterilizar las emociones humanas al transformarlas en datos formales. En esta misma línea, el artista comparte que no solo se trata de graficar un montón de números, sino que reflexiona acerca de cómo “el espectador se siente atraída a esta pieza porque es visualmente atractiva, pero al darse cuenta del tipo de contenido entonces quiere saber de dónde salió, luego quiere saber cómo funciona y finalmente empieza a preguntarse cosas acerca de sí mismo: ¿qué me dice esto acerca de mí?” (R Luke DuBois, 2015).

De manera similar, la artista Fernanda Viégas afirma que su acercamiento a la visualización de datos ha sido el resultado de una fascinación y frustración ya que esto significa tener acceso a un medio poderoso que casi no ha usado para fines emocionales o culturales. La visualización de datos tiene una larga historia de ser una herramienta académica o algo que sólo usan los expertos en ciertas áreas, tiene una estética particular que se relaciona con las ciencias y por lo tanto lo que nos transmite tiene a relacionarse con algo que podríamos etiquetar como oficial o verdadero (Viégas, 2015). Por otro lado, estos artistas están interesados en convertir a la visualización de datos en un medio expresivo para ser capaces de ver otro tipo de información. Aquí podríamos decir que la visualización de datos se convierte en una narrativa que, dada su naturaleza estética, se traduce en interfases impresionantes que son capaces de generar grandes historias.

Además, el objetivo de muchos artistas que trabajan con datos es claro, no cínico: transmitir conceptos complejos de manera rápida y nítida. No buscan necesariamente generar Arte-con-A-mayúscula sino entendimiento. Ellos toman datos fríos – unidades de información – y los transforman en algo comunicativo. Bello también (Finn, 2016). Un ejemplo de lo anterior es la pieza política Networks of Dispossession (Redes de Despojo) (2013) desarrollada por Burak Arikan en colaboración con Zeyno Üstün, Yaşar Adanalı, Özlem Zıngıl, Özgül Şen y participantes anónimos, en donde generaron un mapa de relaciones de poder y capital en Turquía al enlazar 606 compañías y organizaciones financieras, 51 instituciones gubernamentales, 38 firmas mediáticas, y 500 proyectos. Este proyecto, que ha sido muy controversial, sobre todo en Turquía, invita a la audiencia a hacer sentido de los vínculos mostrados y entender la manera en la que estas relaciones entre organizaciones, compañías, medios de comunicación y el gobierno pueden potencialmente impactar en la situación sociopolítica local; el hecho de que esta pieza no genera conclusiones por si sola ni muestra un análisis con consecuencias legibles de la información mostrada, deja la puerta abierta para que la audiencia formule sus propias preguntas y construya sus propias historias, y al hacerlo fomenta el uso del pensamiento crítico.

Lo que podemos concluir acerca de las intenciones detrás de uso de este medio para fines artísticos es que incluso si existen dos áreas generales: una que se enfoca en evidenciar los vínculos entre figuras de poder, cuestionando el uso de datos personales como mercancía para las grandes corporaciones y el gobierno, así como criticar la pérdida de privacidad y las implicaciones de ser visto como un número; y otra que reclama la poética de los datos al apropiarse de una herramienta que normalmente remueve el lado emocional de sus entradas al transformarlas en números, y finalmente, revirtiendo el proceso tradicional al añadir un lado humano a los resultados al crear experiencias tangibles. Existen muchos puntos de convergencia entre ellas que tienen que ver con la creación de entradas colectivas, la interacción directa de la audiencia con datos que no son de fácil acceso y un medio poderoso para ejercer la transparencia de información. En otras palabras, no se trata de la formulación científica de una imagen, sino la interpretación de la misma.

 

La visualización de datos como herramienta curatorial

Hasta ahora hemos visto cómo la visualización de datos ha evolucionado y cómo el arte se ha apropiado de este medio para crear un diálogo profundo rodeando el flujo de información. Sin embargo, existe otro lado del uso de la visualización de datos dentro del circuito culturas a través de los estudios curatoriales. Es claro que esta herramienta ha tenido un gran impacto dentro de cómo se ejecuta una investigación – especialmente cuando se trata de analizar conjuntos de datos de gran tamaño – pero el potencial del medio va más allá de esto.

Para entender la manera en que podemos acercarnos a la visualización de datos como una herramienta curatorial, necesitamos entender las entradas que pueden ser usadas, así como las posibles salidas. Cuando hablados de entradas podemos distinguir dos áreas principales: datos estructurados – que se refiere a información altamente organizada como tablas de datos que normalmente se muestran en filas y columnas, siguiendo un orden estricto (categórico, numérico, etc.) –  y datos sin estructura –  cualquier tipo de información que puede graficarse junta sin una intención categórica/numérica como imágenes y texto –. De estas posibles entradas, podemos ver que la primera responde a un campo de investigación estricto, donde la importancia de la salida radica en que sea capaz de comunicar datos complejos a la audiencia; mientras que la segunda es más cercana a la poética de la información y la humanización de esta tecnología. Los curadores no han estado desconectados del uso de estos discursos dentro de su trabajo y por más de una década este medio ha aparecido en varias exposiciones a nivel mundial. Cuando hablamos acerca de cómo este medio ha sido utilizado como herramienta curatorial, podemos distinguir tres áreas centrales: 

1.- Como vehículo para entender datos complejos:

Esto normalmente involucra la comisión de visualización de datos para explicar un tema en particular. Podemos decir que este es el proceso tradicional de cómo una visualización de datos es creada, ya que hay un conjunto de datos existente que necesita ser traducido a imágenes, colores, figuras y texturas. Normalmente, estas representaciones perteneces a espacios de exposición relacionados con las ciencias. Sin embargo, más recientemente museos de arte han empezado a usarlas para establecer relaciones entre artistas, lugares, técnicas, etc. Las intenciones detrás de la idea de utilizar este medio como un vehículo tienden a apuntar a un entendimiento más profundo de una gran cantidad de información. Un ejemplo de esto es la exhibición Ancient lives, new discoveries, (Vidas antiguas, nuevos descubrimientos) curada por Daniel Antoine para The British Museum en 2014. Esta exhibición introduce a la audiencia a la vida de ocho personas del antiguo Egipto y Sudán, cuyos cuerpos fueron preservados ya sea por causas naturales o por embalsamamiento deliberado. Estas momias son exhibidas tanto de manera física como de manera digital, mostrando tanto los restos momificados como una visualización de datos interactiva que brindaba acceso a las vidas de aquellas personas. Desde la hija de un sacerdote hasta un cantante, un hombre de mediana edad hasta un niño, desde el portero de un templo hasta una mujer desconocida que portaba un tatuaje cristiano, esta exhibición mostró cómo vivieron y lo que pasó con ellos después de que fallecieron. Usando tecnología interactiva esta propuesta curatorial brindó acceso a descubrir información nueva acerca de cada momia, desde su estado de salid hasta cómo fueron embalsamadas y preservadas. A través de estos dispositivos se revelaron secretos con los que es posible construir una imagen de cómo vivieron sus vidas en el valle del Nilo hace 4mil años – desde el Egipto prehistórico hasta el Sudán cristiano. (The British Museum, 2014). Esta exposición fue desarrollada con la intención de revelar los secretos de estos cuerpos momificados a través del uso de tecnología, una práctica que es común para aquellos detrás de escena trabajando directamente con estos cuerpos, pero que parece de difícil acceso para aquellos que no son expertos en el área. Es un claro ejemplo de cómo enfatizar una pieza que contiene más información que la que el ojo puede ver, al permitir a la audiencia interactuar con datos que no podrían acceder de otra manera.

2.- Como parte de una exposición que se enfoca en el medio:

Con esto me refiero al uso de la visualización de datos para explorar su propia historia, evolución, impacto y el papel que juega dentro de varias áreas. Esto resuena particularmente con el uso que se le ha dado dentro de museos especializados en ciencias. Tomemos por ejemplo la exposición Beautiful Science: Picturing Data, Inspiring Insight (Ciencia bella: fotografiando datos, inspirando ideas), curada por Dr. Johanna Kieniewicz, para The British Library en 2014. Esta exposición se comportó como una retrospectiva del uso de la visualización de datos dentro de la ciencia – enfocándose en la salud pública, la climatología y la evolución –  y el impacto que tiene en la investigación contemporánea. Reunió varios diagramas, tablas, dibujos e imágenes y modelos generados por computadora, desde la temprana representación del universo ordenado por jerarquías en Great Chain of Being (La gran cadena del ser) (1617) de Robert Fludd y el diagrama de rosa (1858) de Florence Nightingale, mismos que mostraron que una cantidad significativa de muertes durante las Guerras de Crimea fueron causadas por las malas condiciones de los hospitales y  no por heridas de guerra, hasta infografías móviles de las corrientes oceánicas desarrolladas por la NASA, esa exposición mostró cómo la visualización de datos ha cambiado la manera en la que vemos, interpretamos y entendemos el mundo que nos rodea (King, 2014). Creó un espacio ideal para viajar al pasado, visitar el presente e incluso ver hacia el futuro de la investigación científica, así como mostrar la belleza de organizar, principalmente, datos estructurados. Simultáneamente, mostró la importancia de la visualización para hacer nuevos conocimientos y comunicarlos efectivamente (Howe, 2014), al mismo tiempo que logró que audiencias no especializadas interactuaran y entendieran el contenido que estaba expuesto.

 

3.- Como medio central o parte de la producción creativa:

Esta área es un acercamiento relativamente reciente a la visualización de datos ya que lo acepta oficialmente como una forma de arte. Se enfoca principalmente en ser capaz de presentar este tipo de obra de la mejor manera posible para poder comunicarse claramente con la audiencia. Aquí, el curador juega el papel del traductor entre la obra y la audiencia, donde al utilizar este medio debe ser capaz de crear el ambiente ideal para las piezas seleccionadas. Un ejemplo de esto es la exposición Big Bang Data, curada por Olga Subirós y José Luis Vicente, llevaba a cabo en Somerset House en 2015. Esta exposición buscaba incrementar el conocimiento entorno al big data y su relación con la política, economía y sociedad; mostró cómo nosotros – como usuarios del internet y de dispositivos como teléfonos inteligentes, fitbits, laptops, etc. – estamos completamente inmersos en la creación de subestructuras de poder a través de series de infográficos e instalaciones que fueron específicamente creadas para hacer evidentes las intenciones ocultas de las plataformas digitales que nos rodean. Con piezas con el polémico proyecto Face to Facebook mismo que muestra la falta de control que tenemos como usuarios dentro de esta red social. Este proyecto, desarrollado por Paolo Cirio y Alessandro Ludovico, fue creado con información robada de varios perfiles de Facebook misma que fue utilizada para crear perfiles falsos en el sitio web para citas lovely-faces.com – algunos de estos perfiles falsos fueron descubiertos por las personas a quienes les pertenecía la información con la que fueron creados y esto resultó en una amplia cobertura mediática –. Así como experimentos con datos como I Know Where Your Cat Lives (Sé Dónde Vive tu Gato) de Owen Mundy donde ofrece una perspectiva divertida sobre un tema similar al trazar la locación de millones de gatos en el mundo basada en publicaciones públicas dentro de redes sociales, o el proyecto desarrollado por The Guardian que demuestra cómo sus reporteros utilizaron datos de 19.6 millones de casas en venta en el Reino Unido en los últimos 20 años para crear un mapa interactivo de fácil acceso para resaltar la asequibilidad de diversas áreas basado en el salario de los usuarios (Steven, 2015). Todos estos ejemplos se unen para comunicar un mensaje más grande. La riqueza de esta exposición recayó en la diversidad de su contenido, así como en las distintas perspectivas que tejieron una historia en común.

Al analizar la manera en que la visualización de datos ha sido utilizada dentro de la curaduría, aún podemos ver un fuerte apego a las ciencias dado que este medio ha sido principalmente utilizado dentro de estas áreas, sin embargo, existe una gran oportunidad esperando a revelar su potencial completo al utilizar esta herramienta dentro de espacios orientados al arte. En este sentido, propongo añadir una nueva categoría a esta lista:

4.- Como punto de acceso para un análisis sensible:

Al hablar acerca del potencial de la visualización de datos me gustaría hacer énfasis en lo accesible que se ha convertido en años recientes, para el público no especializado, el construir sus propias infografías y gráficas interactivas. Nos encontramos viviendo en un momento que podríamos llamar la era de los tutoriales y el software libre, lo cual ha permitido que sea más fácil que nunca aprender a utilizar prácticamente cualquier software a través de tutoriales gratuitos en línea, y el software para crear visualización de datos no es una excepción. Existe una gran cantidad de plataformas en línea dedicadas a ofrecer acceso gratuito al desarrollo de infográficos, gráficas interactivas, etc. como son Graph Commons, Text Analyzer, Word Cloud Generator, Word Tree, Voyant Tools, Google Fusion Tables, RAWGraphs y Gephi, sólo por mencionar algunas.

En años recientes, hemos sido testigos de una lucha constante por mantener la educación de arte como un área importante dentro de las escuelas públicas, tristemente esto no es exclusivo de ciertos lugares ya que podemos ver cómo esto se expande a nivel mundial. Por lo tanto, hay muchas oportunidades para que los curadores se enganchen en este diálogo y provean una alternativa para acercarse a la educación artística a través de desarrollar puntos de acceso a través de exposiciones enfocadas en la educación de arte. Manteniendo esto en mente, la visualización de datos puede proveer una solución accesible, especialmente para espacios pequeños que trabajan con un presupuesto limitado. Un ejemplo de cómo esta herramienta puede ser implementada en espacios de exposición de esta naturaleza puede ser el siguiente: al consolidar un equipo curatorial dedicado a desarrollas exposiciones de corte educativo; entrenar a este equipo a utilizar las herramientas disponibles en línea y software libre para desarrollar visualizaciones de datos; comprar/rentar equipo básico para presentar estas piezas, esto puede incluir proyectores, pantallas, tabletas y computadoras, e incluso adaptarse al equipo disponible dentro de estos espacios y/o alternativamente a través de la impresión de piezas no interactivas. Esta sencilla estructura también es replicable.

Al generar exposiciones donde la visualización de datos se convierte en una alternativa a los “libros abiertos” – en donde la intención no es sustituir las obras de arte sino el ser capaces de crear un punto de entrada para aquellos interesados en el arte – estos espacios pueden atraer nuevas audiencias a través del uso de material interactivo. Es importante decir que esta herramienta puede convertirse en un agente activo para el desarrollo de análisis sensible, así la audiencia tiene acceso a material visual que puede interpretar libremente. A diferencia de las exposiciones que usan libros abiertos, el uso de este medio es capaz de ofrecer acceso directo para que la audiencia se enfoque en lo que le atrae más y, potencialmente, dar paso a preguntas que lleven a una investigación individual más profunda acerca de las piezas/artistas representados.

Podemos ver que este es un acercamiento similar al uso de la visualización de datos en el primer ejemplo de esta lista (como vehículo para entender datos complejos). Sin embargo, la diferencia recae en las intenciones detrás del uso de este medio. En el primer caso, el objetivo central en ofrecer acceso a daos que normalmente son sólo leídos por expertos, mientras que en el último ejemplo el objetivo es proveer un punto de acceso para el análisis sensible de obras de arte. En el último caso, las imágenes representadas no son tratadas como datos duros sino como un acto para entender a los artistas en un nivel personal. Dado que esta última sección no hay sido completamente desarrollada en el circuito artístico, me gustaría usar como ejemplo la exposición que resultó de esta investigación: Digital insights of 20th century painting (Acercamientos digitales a pinturas del S.XX).

Digital insights of 20th century painting (Acercamientos digitales a pinturas del S.XX)

           En las artes visuales, el Realismo comúnmente significa la representación de la realidad tal cual es, un acto de mimesis. Comparado al Romanticismo, que enfatiza las experiencias y emociones subjetivas, el Realismo se enfoca en hechos y la vida diaria. En el S.XIX, los realistas representaban figuras y escenas tal como las experimentaban – o como podían ser experimentadas – en la cotidianeidad. Por ejemplo, Gustave Courbet (1819-1877) retrató a clase media en sus pinturas. En la era digital, la cual podemos definir como “la vida con teléfonos inteligentes”, ¿cómo se ha adoptado al Realismo dentro de un ambiente interconectado?, ¿será que las nuevas tecnologías ayudan a continuar con las intenciones artísticas, logros y estéticas del Realismo?, si es así, ¿cómo? (Min, 2015). De manera opuesta, y reconectando con el Romanticismo, ¿Podemos utilizar la tecnología para estimular el análisis emocional?, ¿es posible crear una conexión íntima entre las obras de arte y la audiencia a través del uso de herramientas digitales?

La propuesta para esta exposición de basa en la manera en la que entendemos el arte del S.XX en la era digital. La idea central para el desarrollo de esta exposición está inspirada en Rothko Viz: Visualizando 201 pinturas de Mark Rothko, una serie de visualizaciones de datos experimentales creadas por el Dr. Everardo Reyes, misma que consisten en rastrear la evolución de la producción artística de Rothko a través del uso de tecnologías digitales. Esta serie es un ejemplo de un análisis visual de pintura a través de la visualización de datos, misma que puede ser utilizada para fines de investigación, así como una herramienta educativa. Incluye imágenes estáticas, modelos 3D, tablas que muestran la transformación de la obra de Rothko graficadas en X y Y, así como mapas interactivos. Sin embargo, dada su naturaleza, este proyecto no había sido oficialmente presentado en ningún espacio expositivo anteriormente.

Teniendo en mente este proyecto, y considerando el potencial que tiene el mostrar la evolución y desarrollo personal de un artista, trabajamos de cerca con Everardo para generar la visualización de datos de la obra de seis pintores del S. XX.

           Con la intención de proveer una perspectiva global de la pintura del S.XX, además del pintor de expresión abstracta Mark Rothko, exploramos la obra del artista español Salvador Dalí – famoso artista multidisciplinario cuyas pinturas ganaron particular atención dada su fuerte influencia de los maestros renacentistas y una de las figuras más importantes del Surrealismo –; la pintora australiana Clarice Beckett – famosa por su uso de color y paisajes oníricos, así como por su técnica, misma que le permitió pintar transparencias en su obra –; Tarsila do Amaral, de Brasil – también conocida como “la artista brasileña que mejor logró las aspiraciones brasileñas de expresión nacionalista en un estilo moderno” (Lucie-Smith, 2004) y miembro clave del colectivo Grupo dos Cinco; la pintura sudafricana Maggie Laubser – quien es considerada como la artista que introdujo el Expresionismo a Sudáfrica, así como haber trabajado con diversos elementos fauvistas, y un pastoralismo que rompió con los prototipos de Expresionismo alemán de los que se rodeaba (Harmsen, 1985) –; y del artista chino Wu Guanzhong – famoso por su mezcla de Fauvismo y caligrafía tradicional china así como un profundo interés por crear puentes entre Oriente y Occidente –.

Definimos el tema central de esta exposición como acercamientos digitales a la pintura del S. XX. Y a través de la exhibición de estas piezas buscamos que el espectador se sumerja dentro de diversas pinturas pertenecientes al S.XX en la era de los medios digitales, e incluso que establezca una conversación entorno a la inspiración, sensibilidad y un acercamiento íntimo con la carrera de los artistas. Nuestro objetivo es enfatizar cómo las tecnologías digitales pueden ser utilizadas para entender un lado no tradicional de la historia del arte, a la vez que se alienta a la audiencia a leer múltiples obras al mismo tiempo a manera de alegoría del consumo visual contemporáneo y potencialmente crear nuevas conexiones con el proceso creativo. Por otra parte, nos enfocamos en Brindar una perspectiva global de la pintura del S.XX al seleccionar un artista renombrado por continente a manera de proveer acceso a, al menos, un artista nuevo a la audiencia. Buscamos mostrar una cara de estos artistas que no es comúnmente conocida a menos que seas un experto en el tema y, a través de esto, proveer la oportunidad de conectas en un nivel distinto con los artistas y ver más allá de sus piezas famosas.

        La idea central es crear la visualización digital de la evolución de estos artistas y explorar diversas soluciones curatoriales para su exhibición, para esta exposición se propuso la creación de tres áreas:

·                     Área interactiva: este espacio está compuesto por seis iMac, mismas que muestran una visualización de datos interactiva de cada artista. Esta sección alienta a la audiencia a explorar la información presentada a nivel personal, aquí la audiencia es capaz de seguir los vínculos que cada una de las piezas ofrece y explorar las imágenes a detalle.

·                     Área 2D: esta área, mostrada justo al centro del espacio de exposición, contiene infográficos 2Dde la evolución de los artistas impresos a gran escala. Esta área está pensada para ser el primer acercamiento de la audiencia a la visualización de datos y está diseñada de tal manera que los infográficos pueden ser rodeados.

·                     Área de lectura: aquí la audiencia tiene acceso a una selección de libros que contienen información detallada de cada uno de los artistas, así como libros de teoría enfocados en la historia del arte e investigación en torno a la pintura del S. XX.

         Esta exposición busca reconectar con conceptos como el sentido y la sensibilidad (resonando con la famosa novela Sentido y Sensibilidad escrita por Jane Austen) al proveer la representación de la evolución de seis artistas, haciendo visible sus formas favoritas, colores, lugares e incluso mostrando una captura de su desarrollo personal. Usa el sentido, evocando la lógica dentro del uso de la tecnología, y la sensibilidad, reconectando con las conexiones intimas que la audiencia construye a través de sus emociones, a manera de crear un dialogo entre el arte y la tecnología. A diferencia de leer un libro acerca de la vida del artista, esta exhibición recae en la obra per se para contar la historia del artista. Busca conectar en un nivel más profundo que tiene que ver con los sentimientos y sensaciones en lugar de un acercamiento estrictamente intelectual. Digital insights of 20th century painting (Acercamientos digitales a pinturas del S.XX) se dirige a una audiencia amplia y está pensada para ser entendida desde diversas áreas del conocimiento: desde un contexto académico requerido para la creación de cada una de las visualizaciones,  hasta el potencial creativo de los infográficos interactivos que permiten a la audiencia enfocarse en piezas específicas y/o artistas y explorar su obra de manera individual, hasta un área de lectura que complementa la experiencia no sólo al ofrecer más información acerca de los artistas sino también la oportunidad de compartir ideas entre los miembros de la audiencia.

Dado que esta exposición fue concebida desde una perspectiva educativa, se desarrolló un programa público que consta de un taller de visualización de datos impartido por el Dr. Reyes. Este taller introdujo diversos acercamientos en torno a cómo visualizar conjuntos de datos heterogéneos con software y bibliotecas de programación. Primero, se brindó una introducción a las herramientas y métodos que serán utilizados. Posteriormente, los participantes fueron invitados a usar conjuntos de datos propios, y se alentó al uso de conjuntos da datos culturares como son: imágenes, redes de relaciones y texto. Los participantes aprendieron cómo reconocer las especificidades de las herramientas y métodos dependiendo del conjunto de datos utilizado; distinguir cómo estas herramientas operan sobre los conjuntos de datos; identificar cómo organizar un conjunto de datos con base en un tipo específico de visualización; y entender, a grandes rasgos, cómo utilizar las herramientas dadas para obtener resultados creativos (Reyes, 2017). Todo el software utilizado dentro del taller es gratuito y abierto, con la intención de proveer conocimiento accesible y útil que los participantes puedan utilizar fuera del taller y compartir con otros.

Buscamos construir un Puente legible entre el pasado, presente y futuro, y potencialmente abrir una puerta hacia cómo entendemos el arte moderno y las herramientas digitales. Los curadores esperamos que esta exhibición alentará a la audiencia a tener una perspectiva distinta en torno al rol de las tecnologías digitales dentro del entendimiento, desarrollo y archivo de prácticas tradicionales, así como proveer un acercamiento sensible a la vida y obra de Mark Rothko, Tarsila do Amaral, Salvador Dalí, Clarice Beckett, Wu Guanzhong y Maggie Laubser.      

Conclusión

Vivimos en un momento en el tiempo donde las tecnologías disponibles son más accesibles día con día y donde el potencial de unir esfuerzos para desarrollar resultados más profundos y completos crece exponencialmente. Es claro que el papel de los curadores dentro de las artes ha cambiado a través del tiempo y que ahora, más que nunca, acercarse a nuevas audiencias y crear entradas importantes para el circuito artístico es necesario. También es importante destacar que, para asegurarnos de tener nuevas generaciones de artistas, necesitamos hablar del papel de la educación de arte y el papel que los curadores tenemos en relación con ésta. Los curadores podemos ser un elemento importante en la sana evolución de la educación de arte, especialmente dentro de aquellas comunidades que no poseen un acceso directo a un gran número de museos, galerías y/o espacios expositivos; aquí, la necesidad de exposiciones costeables, interesantes y, aún más importante, orientadas a la educación, es esencial.       

El uso de la visualización de datos como una herramienta curatorial para el desarrollo de exposiciones de bajo presupuesto y orientadas a la educación es una alternativa asequible para crear exposiciones que puede atraer nuevas audiencias y alentarlas a ver el arte de manera más sensible. Digital insights of 20th century painting (Acercamientos digitales a pinturas del S.XX) es una exposición experimental que busca proveer un espacio para que la audiencia dialogue de manera íntima con los artistas y la obra presentada. Es un espacio abierto para el análisis y el acercamiento a la pintura del S.XX, donde el uso de la visualización de datos como medio para presentar estas obras no busca sustituir a las piezas originales de ninguna manera, sino presentar un proyecto curatorial ambicioso dentro de un espacio de exposición donde el presupuesto y el área son limitados.

        Es claro que esta herramienta es capaz de abrir la puerta a un nuevo rango de posibilidades curatoriales al fusionar la teoría, práctica y tecnología a través del arte. Es tiempo de explorar su potencial completo como herramienta curatorial y empezar a construir nuevos caminos para las nuevas generaciones.

 

Bibliografía

Bollen, J., Van de Sompel, H., Hagberg, A., Bettencourt, L., Chute, R., Rodriguez, M. and Balakireva, L.

(2009). Clickstream Data Yields High-Resolution Maps of Science. PLoS ONE, 4(3), p.e4803.

Brouwer, J. (2003). Making art of databases. Rotterdam: V2_Publishing [u.a.].

BURAK ARIKAN. (2015). Penal Systems Network. [online] Available at: https://burak-

arikan.com/penal-systems-network/ [Accessed 27 Jul. 2017].

Cook, S., Graham, B., Gfader, V. and Lapp, A. (2013). A Brief History of Curating New Media Art.

Berlin: The Green Box.

Cs.umd.edu. (2017). Treemaps for space-constrained visualization of hierarchies. [online] Available at:

http://www.cs.umd.edu/hcil/treemap-history/ [Accessed 27 Jul. 2017].

Data-art.net. (2017). DataArt - Learning Resources. [online] Available at: http://data-

art.net/resources/history_of_vis.php [Accessed 27 Jul. 2017].

Densitydesign.org. (2017). Density Design | Exhibit your Interactive Data Visualization!. [online]

Available at: http://www.densitydesign.org/2012/12/exhibit-your-interactive-data-visualization/

[Accessed 27 Jul. 2017].

Boulada, E. (2017). About Data Visualisation. [online] Everosemarie-boulada.com. Available at:

http://www.everosemarie-boulada.com/design.html [Accessed 27 Jul. 2017].

Frieze.com. (2017). Mark Hansen and Ben Rubin. [online] Available at: https://frieze.com/article/mark-

hansen-and-ben-rubin [Accessed 27 Jul. 2017].

Graham, B. (2015). Rethinking curating. [Place of publication not identified]: Mit Press.

Grugier, M. (2017). The digital age of data art. [online] TechCrunch. Available at:

https://techcrunch.com/2016/05/08/the-digital-age-of-data-art/ [Accessed 27 Jul. 2017].

Headstuff. (2015). Visualising Information: Turning Data into Art - Headstuff. [online] Available at:

https://www.headstuff.org/visual/visualising-information-turning-data-into-art/ [Accessed 27 Jul.

2017].

House, S. (2015). Why †̃Big Bang Dataâ€TM? An introduction to the exhibition | Big Bang Data.

[online] Bigbangdata.somersethouse.org.uk. Available at:

http://bigbangdata.somersethouse.org.uk/an-introduction/index.html [Accessed 27 Jul. 2017].

iQ by Intel. (2014). Turning Data Visualization Into Art: 7 Artists Use Data as a Muse. [online] Available

at: https://iq.intel.com/turning-data-visualization-art-7-artists-using-data-muse/ [Accessed 27 Jul.

2017].

Kirk, A. (2012). Data visualization. Birmingham, UK: Packt Pub.

Lingfeiwu1.gitbooks.io. (2017). Beautiful Data and Human Behavior · Data Mining in Social Science.

[online] Available at: https://lingfeiwu1.gitbooks.io/data-mining-in-social-

science/content/beautiful_data_and_human_behavior/ [Accessed 27 Jul. 2017].

Magnuson, L. (2016). Data visualization. Lanham: Rowman & Littlefield.

Manovich, L. (2010). The language of new media. Cambridge, Mass. [u.a.]: MIT Press.

Manovich, L. (2013). Software takes command : extending the language of new media. New York, NY

[etc.]: Bloomsbury.

Moma.org. (2015). MoMA | Data visualization design and the art of depicting reality. [online] Available

at: https://www.moma.org/explore/inside_out/2015/12/10/data-visualization-design-and-the-art-of-

depicting-reality/ [Accessed 27 Jul. 2017].

Murray, S. (n.d.). Interactive data visualization for the web.

Post, F., Nielson, G. and Bonneau, G. (2003). Data Visualization. Boston, MA: Springer US.

Rieser, M. (2011). The mobile audience. Amsterdam: Rodopi.

Skau, D. (2013). Is Data Visualization Art? - ScribbleLive. [online] ScribbleLive. Available at:

http://www.scribblelive.com/blog/2013/01/21/is-data-visualization-art/ [Accessed 27 Jul. 2017].

The British Library. (2014). The importance of data visualisation is explored in the British Librarys first

science exhibition Be. [online] Available at: https://www.bl.uk/press-releases/2014/february/the-

importance-of-data-visualisation-is-explored-in-the-british-librarys-first-science-exhibition-be [Accessed 27 Jul. 2017].

Yau, N. (2017). History of data visualization. [online] FlowingData. Available at:

https://flowingdata.com/2017/01/13/history-of-data-visualization/ [Accessed 27 Jul. 2017].